PELEA ENTRE DOS MACHOS DE CTENOSAURA SIMILIS – IGUANA GRIS (por Pablo R. Bedrossian)

Esta mañana, a unos 100 metros de mi casa, contemplé un inusual espectáculo: dos machos de la especie Ctenosaura similis, conocidos como iguanas grises o garrobos, y en inglés, Spiny-tailed Iguana, luchaban encarnizadamente. Filmé brevemente con el celular la pelea, pero decidí buscar la cámara de fotos, sin saber si el combate se extendería hasta mi regreso.

Me imaginé que se trataba de una pelea territorial. Cuando volví los machos se encontraban a unos diez metros uno del otro. Comencé a filmar  y vi como el más pequeño y oscuro se acercaba al más grande, que tenía el típico color naranja con trazas negras que los machos suelen tener por aquí. Enseguida se reinició la lucha que, salvo por algunos movimientos involuntarios al acercarme con la cámara, se puede ver perfectamente.

Luego del film, vi que a pocos metros una hembra observaba el combate. Su foto va debajo del video. Vale la pena ver el esfuerzo de estos machos por vencer al otro. Pareciera que el UFC ha crecido tanto que ha llegado a extenderse al reino animal.

dsc09878

La hembra que a pocos metros obervaba la pelea de los machos

Finalmente el más pequeño se retiró, lográndose ocultar en un hueco; el otro no pudo encontrarlo. Aprovechando la distracción del más grande, segundos después la hembra se introdujo en el mismo agujero, siguiendo al macho más pequeño. El más grande continuó infructuosamente su búsqueda durante varios minutos.

dsc09882

El macho más grande buscando al más pequeño tras la pelea

BONUS: LAS SIETE IGUANAS DE HONDURAS

En Honduras, donde vivimos, hasta donde sabemos hay siete especies de iguanas:

Iguana iguana, la conocida iguana verde.

p1040728

Ctenosaura similis, muy extendida en el sur de México y todo Centroamérica.

dsc09881

Ctenosaura melanosterna, también conocida como jamo, que se observa en los Cayos Cochinos y del departamento de Yoro.

05-dsc00943

Ctenosaura oedirhina, la iguana negra de Roatán, la isla caribeña más grande de Honduras.

copia-de-021-ctenosaura-oedirhina

Ctenosaura bakeri, la iguana de la pequeña isla caribeña de Utila.

Ctenosaura flavidorsalis, que se encuentra en Honduras sólo en la zona sudoccidental, que limita con El Salvador.

Ctenosaura praeocularis, una especie descrita en 2009 para la zona de Nueva Armenia, Francisco Morazán, por Carlos Roberto Hasbun y Gunther Köhler.

FOTOGRAFÍAS Y VIDEOS:

Todas las fotografías y videos fueron tomadas por el autor y a él le pertenecen todos los derechos.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Publicado en Curiosities, Nature, Residencial Campisa, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

EL PASAJE ALBANIA (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

dsc05723

La calle Albania tiene solamente dos cuadras. La primera nace en la avenida Segurola, a un costado del Hospital Rocca, paralela a la Avenida Álvarez Jonte y a la calle Alcaraz; es de tránsito vehicular, y termina en la calle Marcos Paz.

dsc05756

Calle Albania, cuadra de tránsito vehicular

A unos metros, avanzando por Marcos Paz hacia el sur, se abre un estrecho paso que inaugura la segunda cuadra, que llega hasta la calle Benito Juárez. Ese tramo peatonal no aparece en los libros más importantes de pasajes de Buenos Aires, ni se caracteriza por algún detalle o belleza particular; sin embargo, tiene la peculiar virtud de ser uno de los pocos que perduran en Buenos Aires.

01-dsc05753

Vista del Pasaje Albania desde la calle Marcos Paz

El Pasaje Albania es de casas bajas y sencillas, con muros y paredones que delatan el paso del tiempo. Su senda está cubierta por baldosas, en algunos lugares maltrechas, y largas rejillas de desagüe metálicas que la surcan en una amplia porción de su trayecto. Tiene aroma a barrio, a mate, a vecino y a trabajo.

dsc05745

La Lic. Leticia Maronese, fundadora de la Junta de Estudios Históricos de Monte Castro, el barrio donde está el pasaje, cuenta que allí se construyeron cuarenta y cuatro casas para familias de inmigrantes italianos que habían combatido en la Primera Guerra Mundial. El proyecto, levantado por iniciativa del gobierno italiano bajo la dirección de Antonio Carozzi, estaba compuesto por viviendas que seguían el modelo popularmente conocido como “casa chorizo”: habitaciones contiguas que dan a un patio o galería. Con el paso del tiempo algunas han sido recicladas o quedado ocultas tras los muros que dan al pasaje[1].

04-dsc05719

 

dsc05720Aunque se ha escrito que este compacto bloque de casas fue construido en 1915[2], las fechas de la guerra sugieren que la obra fue posterior. Incluso, es sabido que los ex soldados cuyas familias se habían instalado allí ya recibían una pensión. Independientemente de cuál haya sido el año, la angosta calle peatonal fue denominada Pasaje Carozzi debido a su constructor, nombre que conservó hasta 1927, cuando fue reemplazado por su actual denominación[3] en honor al país balcánico.

La Lic. Leticia Maronese también refiere que en 1942 había maestras que ejercían la docencia en forma privada en el Pasaje Albania, labor que posteriormente dio a luz al vecino Colegio San Rafael ubicado en la calle Benito Juárez.

dsc05728

Vista del Pasaje Albania desde la calle Benito Juárez

Volviendo al presente, una de las notas curiosas son los viejos carteles que indican su exclusivo uso peatonal.

En nuestra última visita, a fines de octubre de 2016, al acceder desde la calle Marcos Paz encontramos dos murales: al sur, uno llamado “Pintura Geométrica” realizado por alumnos de la Escuela Monte Castro, fechado 14-5-06, y otro poético, en el lado norte, realizado con pintura negra sobre un paredón blanco.

dsc05739

dsc05741

En cuanto a los códigos postales, calle Albania, altura 4501-4599 (cuadra vehicular) son C1407FEC y 4600 es C1407FED, y Albania, altura 4601-4699 (cuadra peatonal) es C1407FEE.

COSAS QUE PASAN

Un vecino, que pertenece a una familia que lleva cuatro generaciones viviendo allí, me relató una anécdota que pinta el espíritu antiguo del Pasaje Albania. Su abuelo, hijo de un ex soldado italiano, siendo muy joven decidió iniciar un negocio. Chicho -así era su sobrenombre- no tuvo mejor idea que comenzar a fabricar lavandina en el fondo de su casa. Era un adolescente emprendedor pero inexperto en cuestiones de fórmulas. Al segundo o tercer día varios vecinos sintieron un fuerte olor. La mayoría pensó en un derrame de una sustancia química, pero un incauto mencionó que el padre de Chicho estaba gravemente enfermo; dijo que una úlcera infectada era la causante de un aroma tan repugnante. Los vecinos comenzaron a discutir. No existían los antibióticos, no había educación sanitaria y sobraban las supersticiones, así que algunos propusieron marcharse de inmediato antes que se produjera una epidemia; otros más solidarios propusieron hacer una colecta para pagar un doctor. Finalmente, un vecino se acercó a la casa de Chicho; el adolescente con los ojos llorosos le abrió. El hombre le consultó si estaba muriendo su padre, a lo que el jovencito, no sin preocupación, le dijo que esperaba que no, que el hombre había ido a trabajar a una construcción y que no se había enterado de ningún accidente hasta ese momento. Entonces, el vecino le preguntó por qué lloraba y el chico le explicó que era producto de lo que estaba fabricando. Obviamente, fue el final de su naciente empresa, pero los vecinos que habían pensado estar viviendo el preámbulo de una tragedia, se abrazaron aliviados, y a partir de allí mejoró la relación entre ellos.

GALERÍA FOTOGRÁFICA:

02-dsc05747

03-dsc05751

dsc05738

dsc05735

dsc05721

dsc05729

dsc05733

dsc05743

dsc05742

dsc05744

REFERENCIAS:

[1] Maronese, Leticia, Barrio Monte Castro – Un barrio de Buenos Aires

http://www.barriomontecastro.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=15&Itemid=66

[2] Piñeiro, Alberto Gabriel, “Las calles de Buenos Aires, sus nombres desde su fundación hasta nuestros días”, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, 2003, p.74, quién a su vez cita como fuente a “Historias de Buenos Aires Nº 9, Floresta”, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, 1988, p.2.

[3] Zigiotto, Diego, “Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires”, Ediciones B, Buenos Aires, 2012, p.390.

FOTOGRAFÍAS:

Todas las fotos fueron tomadas por el autor y a él le pertenecen todos los derechos.

 

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Publicado en Curiosities, Travels, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

RHINOPHRYNUS DORSALIS, EL SAPO QUE ES UNA RANA (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE REPTILES Y ANFIBIOS DE CENTROAMÉRICA

prb120Hace unos años, el Diario La Prensa de Honduras publicó un artículo titulado “Encuentran rara especie con cuerpo de tortuga y de rana”[1]. Esta llamativa descripción resumió el habitual desconcierto del hombre común frente a un Rhinophrynus dorsalis. Para aumentar la confusión, en español se lo llama sapo borracho, sapo cavador, sapo nango o sapo mexicano de madriguera, y en inglés Mexican burrowing toad; sin embargo, no es un sapo sino una rana. Tres factores alientan el malentendido: su forma de disco con patas y cabeza triangular, la sensación gelatinosa que infunde al tacto y su gran tamaño, que de hocico a cola mide hasta 89 mm en las hembras adultas y hasta 75mm en los machos[2].

dsc06359Su piel color gris, café o marrón oscuro está atravesada por manchitas claras a los costados y una muy visible franja anaranjada o amarilla, que nace en la cabeza y atraviesa la zona dorsal. Los ojos son pequeños y oscuros. No suele tener membrana interdigital en las manos o está apenas insinuada. En cambio, en la porción interna de los pies (lo que popularmente se llama patas) cuenta con dos grandes tubérculos excavadores en forma de espátula[3] y una extensa membrana interdigital entre los cuatro dedos.

dsc06364

SOTERRADA

Se la considera una especie fosorial, lo que significa que tiene vida subterránea. Esta rana excava con sus extremidades traseras para alojarse debajo de la tierra, donde se alimenta de insectos, especialmente hormigas y termitas. Jay M. Savage sostiene que “sale a la superficie sólo para reproducirse durante un breve periodo de tiempo al inicio de la estación lluviosa”[4]. Uno de los escasos ejemplares que hemos visto aquí en Campisa, San Pedro Sula, Honduras, lo encontramos durante una remoción de tierra hecha por una retroexcavadora. También hemos filmado otro ejemplar enterrándose completamente en un pequeño espacio de tierra (ver debajo).

dsc06356

REPRODUCCIÓN Y HÁBITAT

Dicen McCranie y Castañeda “Esta especie tiene una reproducción explosiva y forma coros de machos durante unas pocas noches en el transcurso del año. Normalmente son las lluvias fuertes las que disparan este comportamiento. Los machos cantan mientras flotan sobre el agua en áreas inundadas”. Agregan de inmediato un detalle importante: “Esta rana camina en forma extraña y ocasionalmente puede caminar hacia atrás, por lo que se le llama sapo borracho”[5].

Se encuentra desde el sur de Texas, Estados Unidos hasta Honduras y noreste de Nicaragua en la vertiente del Atlántico, y desde el sur de Michoacán, México, hasta en noroeste de Costa Rica en la vertiente del Pacífico. Habita en zonas que van de 20 a 1000m sobre el nivel del mar.

Si usted encuentra una ranita Rhinophrynus dorsalis siéntase afortunado. No todos los días uno puede admirar una especie que vive bajo tierra.

VIDEOS:

Aquí puede ver un ejemplar que encontramos en Campisa:

Este es el mismo ejemplar, enterrándose hasta cubrirse totalmente. Recomendamos ver el video hasta el final:

REFERENCIAS:

[1] Mendoza, Karen, Diario La Prensa, Edición impresa del 7 de enero de 2011, p.12

[2] Savage, Jay M., “The amphibians and reptiles of Costa Rica”, The University of Chicago Press, 2002, p.184

[3] McCranie, James R., Castañeda, Franklin E., “Guía de Campo de los Anfibios de Honduras“, Bibliomania!, 2007, p.258-259

[4] Savage, Jay M., Op cit., p.183

[5] McCranie, James R., Castañeda, Franklin E., Op. cit. p.259

 

BIBLIOGRAFÍA

McCranie, James R. y Castañeda, Franklin E., “Guía de Campo de los Anfibios de Honduras“, Bibliomania!, 2007

Savage, Jay M., “The amphibians and reptiles of Costa Rica”, The University of Chicago Press, 2002

 

FOTOGRAFÍAS Y VIDEOS:

Todas las fotos y videos fueron tomadas por el autor de esta nota y a él le pertenecen todos los derechos.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Publicado en Curiosities, Nature, Residencial Campisa, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“ESPERÁNDOLO A TITO”, EL FÚTBOL HECHO PURO CUENTO (por Pablo R. Bedrossian)

esperandolo-a-tito-02El fútbol nunca fue tema predilecto de la literatura. Más bien, algunos intelectuales que conocimos hablaban de 22 idiotas corriendo detrás de una pelota, como si fuera un absurdo. Ocurre que la razón no entiende la pasión; la contempla con desconcierto, y, en su afán de controlarla, la descalifica.

Quizás por eso el fútbol fue excluido de cuentos y novelas: una banalidad en medio de las grandes preocupaciones de la vida. Sin embargo, es imposible ignorar la pasión, que es como un géiser que lanza imprevistamente su chorro de vapor.

De los que conozco, el primero que se atrevió a cruzar esa frontera literaria fue Agustín Cuzzani, cuando publicó “El centroforward murió al amanecer”, una obra de teatro escrita en 1955, que más que en el juego se centra en un futbolista, vendido como si fuera un objeto coleccionable. La leí cuando tenía apenas 13 años, y aún guardo el sabor amargo de haber descubierto allí otro cruce inevitable: fútbol y negocios.

Pasaron muchos años hasta que llegó el inolvidable Roberto Fontanarrosa y el fútbol volvió a convertirse en tema de escritura. A partir de ese momento surgió una plétora de autores y textos que lo abordan. Uno de los primeros es Eduardo Sacheri, con su colección de cuentos “Esperándolo a Tito”.

Cuenta Sacheri en la nota preliminar, que siendo un desconocido, y a instancias de su esposa y de sus amigos, se atrevió a divulgar sus narraciones: “puse tres cuentos en un sobre de papel madera y lo dejé en la recepción de Radio Continental dirigido a ‘Todo con afecto’, que era el entrañable programa de Alejandro Apo, dedicado a recordar grandes momentos y personalidades del fútbol. Allí disfruté por primera vez “Me van a tener que disculpar”, el relato con el que Sacheri homenajea a Diego Maradona por sus dos famosos goles a los ingleses en el Mundial ’86.

Por eso fue una bendición conseguir “Esperándolo a Tito” y detenerme a recorrer sus páginas. Incluye 14 cuentos y un epílogo. Son relatos sobre el barrio, la niñez, la emoción, la lealtad y el sacrificio. Tal como Armando Bó en aquella película legendaria película “Pelota de Trapo”, el tema central es la épica: hazañas de héroes anónimos donde el deporte, la amistad y el equipo, están por encima de todo. Es, a la vez, una oportunidad para volver a creer que aún hay hombres que respetan códigos, y no venden su dignidad a ningún precio.

Editado por Alfaguara, y escrito en un estilo simple y directo, con mucho sabor local, termino recomendando especialmente algunos de sus cuentos: “La valla invicta”, “De chilena”, “Jugar con una Tango es algo mucho más difícil de lo que a primera vista se podía suponer” y “Último hombre”, aunque todos los cuentos atrapan desde el principio hasta el final.

Se podría decir que Eduardo Sacheri, aunque escribe en prosa, es un poeta de la vida, alguien que no escribe sobre fútbol con la neutralidad de un cronista, sino desde el contagioso sentimiento del protagonista.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

 

¿QUIERE CONTINUAR LEYENDO? LE SUGERIMOS:

Si le interesa Eduardo Sacheri, puede leer:

LA PREGUNTA DE SUS OJOS, INTRIGA PARA GANAR UN OSCAR (por Pablo R. Bedrossian)

Si le interesan libros sobre fútbol, puede leer:

“YO, EL BOCHA”, LA AUTOBIOGRAFÍA DE RICARDO BOCHINI (por Pablo R. Bedrossian)

Si le interesa el fútbol, puede leer:

¿CRISTIANO RONALDO O MESSI? UNA MIRADA DIFERENTE (por Pablo R. Bedrossian)

 

 

Publicado en Books and literature, Literature, Sports, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

SUEÑO, MEMORIA Y MISTERIO (por Pablo R. Bedrossian)

emilio-vidal-berugo-carambula-y-raimundo-soto-01

Emilio Vidal, Berugo Carámbula y Raimundo Soto

Hace dos noches tuve un curioso sueño. Me encontraba en Buenos Aires, conversando con Emilio Vidal, un actor mayor que durante mi niñez formó parte de un programa cómico de TV llamado Telecataplum. Su imagen era la misma que en los ’60. En el sueño Vidal me contaba que tocaba el bandoneón y hablamos de dos tangos: Malena y María. Al despertarme, inmediatamente recordé a Raimundo Soto, otro actor del mismo programa. En esos dos sucesivos momentos aparecieron el par de imágenes de mi infancia, asociadas a sus respectivos nombres y voces. Lo curioso es que ambos actores nunca fueron relevantes para mí, y que hace al menos 30 o 40 años que no tenía memoria de ellos. Además, horas después quise acordarme de sus nombres y no pude. Tuve que asistirme con la ayuda de Google para recordarlos.

 

Buscando información, Soto murió en 1983; Vidal en 1994. También leí que Vidal participó en varias películas argentinas, algo que no tenía presente, pero seguramente lo vi en algunas de ellas. La cuestión es que, habiéndolos olvidado por tan prolongado tiempo, la memoria recuperó sus recuerdos y los puso de repente en la conciencia.

CEREBRO Y MEMORIA

memoria-humana-01Dicen que los recuerdos se guardan en forma de proteínas. A raíz de ese sueño estuve leyendo sobre el tema. Se dice que la memoria a largo plazo o memoria inactiva almacena recuerdos por un plazo de tiempo mayor a seis meses, sin límite alguno. Borges de algún modo lo contradice en ese ensayo en forma de cuento llamado “Funes el Memorioso” donde sostiene que la memoria está hecha de olvido. Si no, recordar un día entero nos tomaría todo otro día; resumiendo, la memoria es selectiva: recordamos fragmentos, no totalidades. Muy diferente es la memoria a corto plazo y de trabajo, que almacena datos que necesitamos durante un espacio de tiempo breve (de unos 20” a 30”), por ejemplo, un número. Según expertos, la memoria de corto plazo puede convertirse en memoria de largo plazo mediante la repetición y la asociación.

Más allá de eso, pensando en mi sueño, recuerdos que nunca estuvieron concientemente disponibles surgieron sin previo aviso y sin relación alguna con lo vivido el día anterior, la semana previa, ni los meses, años o décadas más recientes. Este hecho me plantea preguntas que para mí son una suerte de misterio: ¿cómo funciona la mente? ¿cómo trabaja la memoria? ¿qué es lo que hace que esos recuerdos olvidados regresen a la conciencia? Finalmente, ¿por qué son precisamente esos recuerdos, en este caso insignificantes, los que vuelven a nosotros y no otros? Si alguno tiene una respuesta, una idea o una hipótesis, por favor, que la plantee. Abrazo para todos.

 

BONUS: ACERCA DE TELECATAPLUM

telecataplum-01Para los más jóvenes y para los que no conocen del tema, Telecataplum estaba conformado por actores uruguayos. Nació en Canal 12 de Montevideo; si mal no recuerdo, luego llegó a Canal 11 de la Argentina. Muchos de sus actores son recordados por haber actuado luego en Hupumorpo, en los ’70. Quizás alguno recuerde a Ricardo Espalter protagonizando al incorregible Toto Paniagua frente a su maestro de buenos modales, interpretado por Enrique Almada (cuyo hijo Sebastián luego participó en Videomatch de Marcelo Tinelli), o haciendo una parodia de la serie Kung Fu. Otro actor del grupo -y músico- recordado por muchos es Berugo Carámbula. De los que recuerdo, menciono a Andrés Redondo (a quien alguna vez saludé en el Hospital Zubizarreta donde trabajé en los ’80), Eduardo D’Angelo, y las actrices Henny Trayles y Gabriela Acher. Para muchos, este elenco uruguayo inventó el humor del Río de la Plata.

CRÉDITOS DE LAS FOTOGRAFÍAS:

Foto 1, con Emilio Vidal, Berugo Carámbula y Raimundo Soto, tomada de https://www.taringa.net/post/noticias/18208951/Fallecio-el-actor-Eduardo-D-Angelo-recordado-por-Hip.html

Foto 2, cerebro con fondo azul, tomada de http://cuadrocomparativo.org/cuadros-sinopticos-sobre-la-memoria-humana/

Foto 3, Telecataplum, tomada de http://www.magicasruinas.com.ar/publicidad/piepubli703.htm

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Curiosities, Meditation, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

“YO, EL BOCHA”, LA AUTOBIOGRAFÍA DE RICARDO BOCHINI (por Pablo R. Bedrossian)

yo-el-bochaHay libros que se leen con el corazón. Por supuesto, para el hincha de Independiente este es uno de ellos. Para quienes lo vimos jugar será revivir emociones; para las nuevas generaciones, la puerta de acceso a un pasado glorioso que invita a creer en el futuro.

“Yo, el Bocha – mi autobiografía” es un relato en primera persona de Ricardo Enrique Bochini, el ídolo máximo de los Diablos Rojos de Avellaneda. Comienza contando sus humildes comienzos en Zárate y su llegada a Independiente, donde su extraordinario talento lo catapultó rápidamente a la Primera División, y también a la inolvidable selección juvenil argentina que integró, entre otros, con El Conejo Tarantini, Marcelo Trobbiani, Mario Alberto Kempes y su gran amigo, Daniel Bertoni.

Cada capítulo del libro está dedicado a un tema que es, a la vez, un conjunto de historias, vivencias y opiniones cuya tensión mantiene atrapado al lector. El 10 va recordando en forma ordenada a sus Directores Técnicos, sus títulos (4 veces campeón del Torneo Argentino -campeonatos Nacional y Metropolitano-, 4 Copas Libertadores, 3 Copas Interamericanas, 2 Copas Intercontinentales y 1 Copa del Mundo con la Selección Argentina), sus goles históricos, su participación en la Selección Argentina (vistió 28 veces la celeste y blanca), el juego, su equipo ideal, el retiro y la idolatría, entendida como el enorme cariño y la ferviente admiración que la gente le rinde hasta hoy. Hay una excelente sección de fotos a todo color, y al final aparecen sus impresionantes estadísticas, siendo uno de los pocos jugadores en la historia del fútbol argentino que jugó 20 años con una misma camiseta.

Hay tres cosas que quisiera subrayar de la lectura. En primer lugar, la forma de entender el fútbol según Bochini, resumida en tres palabras: “ir para adelante”. Critica duramente a la táctica que hace un culto a la posesión permitiendo que el equipo rival juegue casi en su totalidad detrás de la línea de la pelota. Un segundo aspecto es que el crack del Rojo opina con libertad y contundencia. Es respetuoso, pero no dice cosas para quedar bien. Cuenta los conflictos y frustraciones, y se juega cuando tiene que expresar su punto de vista, tal como lo hacía en la cancha. En ese sentido, podemos decir que es un libro honesto y valiente. Finalmente, impresiona su memoria para recodar hechos y, sobre todo, personas, sean compañeros o adversarios, amigos, vecinos, periodistas o dirigentes; la mayoría de las veces son recuerdos para expresar gratitud.

Con prólogos de Diego Maradona y Daniel Bertoni, incluye notas sobre el máximo astro del Rey de Copas, entro otros, por Jorge Valdano y el escritor Eduardo Sacheri. El libro fue realizado por Jorge Barraza que puso por escrito la voz de El Bocha. Es un texto que se disfruta a tal extremo que uno no se da cuenta que ha leído 250 páginas de un tirón.

Si Ud. es hincha del Rojo, “Yo, El Bocha” es de lectura obligatoria; y si no lo es, lo disfrutará también.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Publicado en Sports, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

DRYMOBIUS MARGARITIFERUS, PETATILLO O FALSO TAMAGÁS VERDE (por Pablo R, Bedrossian)

SERIE REPTILES Y ANFIBIOS DE CENTROAMÉRICA

drymobius-margaritiferus-107

La Drymobius margitiferus es una de las serpientes más bellas de Centroamérica. Además, según Jay M. Savage es la serpiente más común de ver en Costa Rica[1]. También es una de las más frecuentes donde vivimos, que es a la vez nuestro campo de estudio: en más de nueve años de investigación en Campisa, en el noroeste de San Pedro Sula, Honduras, hemos observado 13 ejemplares, 7 vivos y 6 muertos.

drymobius-margaritiferus-101

Pertenece a la familia Colubridae. Es una serpiente cuyas escamas dorsales, claramente visibles, lucen un verde amarillento brillante sobre un fondo reticulado romboidal más oscuro. Köhler, más exhaustivo en su descripción, dice que hay “sobre cada escama dorsal una mancha amarilla o verdeamarilla, de manera que la parte superior da la impresión de estar finamente moteada”[2]. De esta trama refulgente de su piel proviene el nombre de la especie, pues la palabra griega µαργαριτάρι, que se lee margaritari, significa perla.

drymobius-margaritiferus-103

Alcanza hasta 1,34 m de largo[3]. La cabeza, que se distingue del cuello, posee grandes escamas que toman un color marrón o café claro, más nítido en la parte superior del hocico, mientras que las de la parte inferior son de color blancuzco o amarillo pálido. Tiene ojos oscuros, pupilas redondas y lengua bífida rosada.

drymobius-margaritiferus-110

En cuanto a la dentición es aglifa: “presenta de 22 a 34 dientes maxilares, los posteriores considerablemente más grandes que los anteriores; los dientes mandibulares son desiguales”[4]. Su cola es larga. Leonel Marineros se apoya en Mendelson para decir que “pueden recurrir a la autonomía, es decir, pueden sufrir amputación en el extremo de la cola, pero ésta no se regenera”[5] ”. El hemipene es sencillo, no bifurcado.

drymobius-margaritiferus-105

Totalmente inofensiva, habita desde el sur de Texas, Estados Unidos hasta Colombia, en diferentes tipos de bosques, en alturas que van desde el nivel del mar a los 1450 m. Es de hábitos diurnos y se alimenta básicamente de ranas. Leonel Marineros, citando a Álvarez del Toro, dice que a estos anfibios los “devora vigorosamente, tragando viva a la víctima”[6]. También se alimenta de lagartijas, huevos de reptiles y pequeños roedores. Se la suele encontrar en el suelo, cerca de pantanos, estanques, arroyos o río. Es ovípara y se ha documentado que colocan de 4 a 8 huevos por vez[7], cuyas crías nacen luego de 64 a 68 días[8]. Podemos decir que los expertos coinciden -con leves diferencias- que las hembras depositan los huevos entre abril y octubre.

drymobius-margaritiferus-102

Köhler describe tres subespecies para Centroamérica [9]:

  • Drymobius margitiferus margitiferus, localizada desde Texas, Estados Unidos, a lo largo de la costa del Caribe hasta Sudamérica.
  • Drymobius margitiferus maydis, propia de la Isla del Maíz Grande, en el Caribe, al sur de Nicaragua.
  • Drymobius margitiferus occidentalis, ubicada desde Chiapas, México, a lo largo de la costa del Pacífico hasta El Salvador.

drymobius-margaritiferus-106

Hemos encontrado que se le asignan los siguientes nombres populares: falso tamagás verde, petatilla, petatillo, culebra corredora de petatillos, citalcuate, chaquirilla, corredora pintada, margarita, ranera común; en inglés: Speckled racer.

drymobius-margaritiferus-104

Tal como lo indica uno de sus nombres populares, hay quienes la confunden con el tamagás verde, denominación que engloba especies venenosas diversas tales como Bothriechis marchi y Bothriechis bicolor, muy diferentes a la Drymobius margitiferus, pero del mismo color.

Compartimos videos que hemos tomado de Drymobius margitiferus:

 

 

REFERENCIAS:

[1] Savage, Jay M., “The amphibians and reptiles of Costa Rica”, The University of Chicago Press, 2002, p.660.

[2] Köhler, Gunther, “Reptiles de Centroamérica”, Herpeton, Verlag Elke Köhler, Offenbach, Alemania, 2003, p.209

[3] McCranie, James R., “The snakes of Honduras”, Society for the study of amphibians and reptiles, 2011, p.76

[4] Muñoz Chacón, Federico, en

http://www.crbio.cr:8080/neoportal-web/species/Drymobius%20margaritiferus. Última actualización 4/4/2011

[5] Marineros, Leonel, “Guía de las serpientes de Honduras”, Edición de autor auspiciada por la Dirección General de Biodiversidad (DiBio), Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, SERNA), Tegucigalpa, p.32 Honduras, 2000, p.67

[6] Marineros, Leonel, Op.cit., p.32

[7] McCranie, James R., Op. cit., p.125

[8] Köhler, Gunther, Op. cit. p.208

[9] Köhler, Gunther, Op. cit. p.209

 

BIBLIOGRAFÍA:

Bedrossian, Pablo “Serpientes de Residencial Campisa”, Edición de autor, San Pedro Sula, Honduras, 2012

Köhler, Gunther, “Reptiles de Centroamérica”, Herpeton, Verlag Elke Köhler, Offenbach, Alemania, 2003

Marineros, Leonel, “Guía de las serpientes de Honduras”, Edición de autor auspiciada por la Dirección General de Biodiversidad (DiBio), Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, SERNA), Tegucigalpa, Honduras, 2000

McCranie, James R., “The snakes of Honduras”, Society for the study of amphibians and reptiles, 2011

Savage, Jay M., “The amphibians and reptiles of Costa Rica”, The University of Chicago Press, 2002

 

FOTOGRAFÍAS Y VIDEOS:

Todas las fotos y videos fueron tomadas por el autor de esta nota y a él le pertenecen todos los derechos.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Publicado en Nature, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios