LAS ESCALERAS Y OTRAS CURIOSIDADES DE LA CALLE GUIDO (por Pablo R. Bedrossian)

 SERIE “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

La calle Guido es una de las más distinguidas calles de Buenos Aires. Pero, además de su glamour europeo, ofrece en su corto trayecto detalles únicos: esculturas, un aljibe e, incluso, dos tramos con escaleras; es la única calle que cambia de nombre al cruzar la calle Juncal. Descubra en esta nota algunas de las perlas más preciadas de esta refinada vía.

La calle Guido homenajea a Tomás Guido (1786-1866), quien fuera secretario de Mariano Moreno, amigo personal y compañero de armas del General José de San Martín en el Ejército de los Andes, Ministro de Guerra del Perú y Embajador argentino en Brasil entre 1840 y 1852[1]. Su hijo, el escritor Carlos Guido y Spano, quien también es recordado por una calle, hizo traer piedras de la Cordillera para erigir con sus propias manos el sepulcro de su padre en la Recoleta[2]. Actualmente los restos de Tomás Guido descansan en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.

Calle Guido 000 DSC06826

Si caminamos en dirección inversa al tránsito vehicular, podemos decir que la calle Guido es la continuación de la calle Talcahuano. Esta vía, cuyo nombre proviene de una ciudad fortificada en el sur de Chile, atacada sin éxito por el General Las Heras durante la gesta libertadora[3], tras hacer una curva y cruzar la calle Juncal, recibe su nuevo nombre. Justo allí, en la esquina sur de Guido y Juncal, se encuentra la plazoleta Pedro Miguel Obligado, en honor a un jurisconsulto y escritor argentino nacido en 1982 y fallecido en 1967[4]. En un costado hay un café, que cuando el clima lo permite, dispone algunas mesas al aire libre para disfrutar del ambiente parisino de la zona. También, en un ángulo de la plazoleta se encuentra una bella réplica en mármol de la Venus Citerea o Afrodita de Capua, de autor desconocido. El original, que fue esculpido en tiempos del emperador Adriano (principios del siglo II d.C.) y se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, Italia, es, a su vez, copia de una figura griega realizada en bronce en el siglo IV a. C.[5].

Calle Guido 01 DSC02806

Continuando nuestra marcha por la calle Guido en la misma dirección, encontramos enseguida que la breve calle Parera desemboca en la mitad de la cuadra derecha. En la esquina siguiente se entrecruzan tres calles: Guido, Montevideo y Uruguay. La calle Uruguay nace como una diagonal entre las otras dos. Detengámonos en este cruce de múltiples esquinas para observar un aljibe que nace en la unión de las calles Guido y Uruguay. Está ubicado frente a un edificio de siete pisos terminado en 1935 que parece un triángulo trunco, ubicado a la altura de de Guido 1588-98 / Uruguay 1391, obra del arquitecto Carlos Dumas y del ingeniero Alberto Dumas. Se dice que el aljibe es réplica del que la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) colocó frente a su sede, en Mexico 526, pero no hay certeza[6].

Calle Guido 02 DSC02803

Si avanzamos dos cuadras, cruzamos la ancha Avenida Callao. Otras dos cuadras más adelante, justo al llegar a Roberto M. Ortiz, la calle peatonal sobre la cual se ubican los restaurantes de la Recoleta, la calle Guido se vuelve empedrada. A partir de allí luce rodeada de jardines hasta que, unos metros más adelante, choca con el Cementerio.

Calle Guido 03 DSC03772

Sin embargo, Guido no termina en ese paredón. Continúa del otro lado del espectacular cementerio-museo porteño. Renace en la calle Azcuénaga. Una cuadra después cruza la Avenida Pueyrredón, y pocos metros más adelante, empedrada y siguiendo una pendiente ascendente, en su cruce con la calle Luis Agote se convierte en una de las escasas calles con escaleras de Buenos Aires.

Calle Guido 04 DSC08546

Se trata de una ancha escalera central, rodeada a ambos lados por miradores que miran al cementerio, a dos niveles. El primero se encuentra a 17 escalones y ofrece un descanso en el ascenso; el segundo, sube 12 escalones.

Calle Guido 05 DSC04273

Cada mirador presenta anchas balaustradas.

Calle Guido 06 DSC08555

Los dos superiores tienen, además, enormes jarrones – canteros con altorrelieves alegóricos de niños cargando cestas, a ambos lados de las escaleras.

Calle Guido 07 DSC08552

La primera escalera de la calle Guido nos permite llegar a una zona elevada, conocida como La Isla. Este sector, cubierto de edificios de muy elevado precio, ocupa una suerte de loma o pequeña colina que se eleva desde la Avenida Las Heras hasta el monumento al General Bartolomé Mitre, y está bordeada por las calles Dr. Luis Agote y Agüero, a las que se desciende a través de sendas escaleras de la calle Guido.

Calle Guido 08 DSC04275

Teniendo a nuestra espalda la escalera que acabamos de ascender, vemos a nuestra derecha un robusto edificio de líneas rectas, separado de la calle por una reja, que parece tener cinco plantas. Forma parte del complejo de la Embajada del Reino Unido (conocida popularmente como “Embajada de Inglaterra”).

Calle Guido 09 DSC08559

Avanzamos hasta la esquina y llegamos a un amplio espacio abierto y apacible, a pesar de ser la confluencia de múltiples esquinas.

Calle Guido 10 DSC08566

Calle Guido 11 DSC02601En su centro se ubica la plazoleta Gelly y Obes, emplazada sobre la avenida General Juan Gelly y Obes, que lleva este nombre desde 1915, en homenaje a quien fuera ministro de Guerra y Jefe del Estado Mayor durante la presidencia de Bartolomé Mitre, y continuara sus funciones como general en jefe durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento[5].

Calle Guido 12 DSC08563

Sobre una columna se erige el busto al General Gelly y Obes, realizado por el escultor italiano Camilo Romairone, quien llegó a la Argentina en 1870 y realizó varios mausoleos del Cementerio de La Recoleta. Este busto, que estaba en la respectiva bóveda del militar, fue donado por uno de sus biznietos en 1965 e inaugurado en la plazoleta en 1972[6].

Calle Guido 13 DSC04285

Además detrás del busto se encuentra una bellísima lámpara de nueve focos.

Calle Guido 14 DSC08565

A la plazoleta desembocan no sólo la calle Guido y la Avenida General Juan Gelly y Obes, sino también las calles Galileo y Newton, que en su corto trayecto bordea la Embajada del Reino Unido, que ocupa el Palacio Madero Unzué, que perteneció a la familia homónima, construido entre 1914 y 1917 por los arquitectos ingleses Walter Basseth-Smith y Bertie Collcutt.

Calle Guido 16 P1080922

En la esquina norte de Guido y Gelly Obes se observa una de las veredas más anchas de Buenos Aires.

Calle Guido 15 DSC08569

Luego de detenernos a admirar La Isla en la plazoleta Gelly y Obes, continuamos por la calle Guido para recorrer su última cuadra. Siempre se suele ver en la zona algunos autos clásicos dignos de ser admirados.

Calle Guido 18 DSC02603

En el camino, saturado de autos estacionados, encontramos a mano derecha la Plaza Luis F. Leloir, que recibe su nombre del médico, bioquímico y farmacéutico argentino ganador Premio Nobel de Química en 1970. Tiene senderos de polvo de ladrillo rojo y bellos jardines de grama.

Calle Guido 17 DSC08578

Si Ud. entra, al fondo, encontrará un mirador que da directamente a la calle Arjonilla – otra calle con una ancha escalera- y más allá a la Avenida del Libertador General San Martín, que se encuentra más abajo, descendiendo la loma en la que nos encontramos.

Calle Guido 19 DSC02625

Llegamos así al final de la calle Guido, que es otra escalera que tiene sabor parisino. Vista desde arriba, comienza con una explanada de baldosa cuadriculada.

Calle Guido 18 DSC08585

 

A ambos lados se abren dos escaleras que descienden hacia su confluencia y en el centro una pequeña fuente y un monumento dedicado al médico argentino Antonio F. Piñero, realizado por el escultor argentino Eduardo Lagos.

Calle Guido 20 DSC02613

Es interesante notar que Piñero -reconocido psiquiatra, luego diputado nacional- nació en 1855 y murió en 1921. Sin embargo, una placa que lo recuerda, lleva debajo el nombre del escultor del busto en bronce, Alberto Lagos y las fechas 1885-1960. Entonces, no se trata de las fechas de nacimiento y muerte del homenajeado sino del escultor…

Calle Guido 21 DSC02612El busto fue inaugurado en 1927[7] y muestra al ilustre galeno con una toga al estilo romano. Se apoya sobre una base de mármol con forma de muro, que a sus lados tiene dos bajorrelieves alegóricos con una cabeza de león entre ambos de donde fluye el agua hacia la pequeña fuente -que en nuestras visitas siempre hemos visto secas-. Detrás, imponente, se erige como un rectángulo elevado el edificio de la Biblioteca Nacional.

Calle Guido 22 DSC02605

A los lados de las escaleras hay balaustradas que sirven de miradores. La de la derecha está cubierta parcialmente de por árboles y plantas y la de la izquierda está despejada.

Calle Guido 22 DSC08597En ambas se levantan columnas de capiteles dóricos, coronados por cóndores de piedra. Pablo Mastandrea comenta que estas columnas rematadas con figuras de cóndores son de estilo toscano.

Calle Guido 23 DSC08592

Las escaleras, ambas de 12 escalones, confluyen en una suerte de entrepiso. En el centro está la vista posterior del monumento a Piñero con el busto de espaldas y otra fuente, mucho más pequeña, con un diseño que remeda la mitad de una concha marina y otra pequeña cabeza de león por cuya boca debería fluir el agua.

Calle Guido 23 DSC08595

A los lados, las barandas de las escaleras terminan con pequeñas pero regordetas columnas coronadas por canteros.

Calle Guido 24 DSC08598

Desde el entrepiso desciende finalmente una amplia escalinata, también de 12 escalones, hasta la calle Agüero, con dos pequeños muros laterales rematados por otros dos canteros.

Calle Guido 25 DSC08615

Guido termina aquí, y con ella nuestro recorrido. Simplemente eleve la vista y admire desde la base de las escaleras, el edificio de la Biblioteca Nacional, el último regalo que nos ofrece esta extraordinaria calle porteña.

Calle Guido 26 DSC08602

VIDEO:

Lo invitamos a recorrer las escaleras de la calle Guido que dan a la calle Agüero.

ACERCA DE LA ISLA Y EL DISEÑO DE LAS ESCALERAS

Como ya hemos escrito en otro artículo[8], La Isla, con sus aproximadamente 82,000 metros cuadrados, era la quinta de la familia Hale-Pearson. En 1906, la Municipalidad de Buenos Aires decidió comprar los terrenos con el propósito de construir un barrio parque con un belvedere que diera al Río de la Plata. Para ello se contrató “al ingeniero y urbanista francés Joseph Bouvard (1840-1920), Director de Obras y Paseos de París, quién se encargó del trazado de calles, terrazas, escalinatas y del diseño de ‘Plaza Mitre’”[9] que es el otro nombre que recibe La Isla. Bouvard visitó varias veces la Argentina entre 1907 y 1910 y realizó diseños para modernizar Buenos Aires e incluso Rosario[10]. En principio, se atribuye a Bouvard, quien había sido director administrativo en el área de Arquitectura, Paseos y Forestación de París[11], la creación de las cuatro calles con escaleras de La Isla: las dos de la calle Guido, la de la calle Copérnico y la de la bella y breve calle Arjonilla.

La Isla 01 DSC026631

En La Isla se encuentran la Embajada de Inglaterra y la sede del Ministerio de Seguridad. También, al este, se encuentra el complejo monumental dedicado al Presidente Bartolomé Mitre, inaugurado en 1927, creación de los artistas italianos Davide Calandra (1856-1915), quien ganó el concurso para la obra pero murió antes de finalizarla, y Eduardo Rubino (1871-1954) quien la completó[12]. Desde ese elevado punto de la barranca, se puede observar una loma verde y la bella y ancha Avenida del Libertador.

La Isla 02 DSC026632He leído que en el sitio donde está emplazado el Monumento a Bartolomé Mitre anteriormente había una terraza con escalinatas imperiales y un nicho con una estatua, pero no pude corroborar la fidelidad de la fuente.

REFERENCIAS:

[1] Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971, p.87

[2] Zigiotto, Diego M., “Las Mil y Una Curiosidades del Cementerio de la Recoleta”, Ediciones B, Buenos Aires, Argentina, 2013, p.109

[3] Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971, p.173

[4] Piñeiro, Gabriel Alberto, “Barrios, calles y plazas de la Ciudad de Buenos Aires”, Dirección General Patrimonio e Instituto Histórico, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2008, p.306

[5] Gutiérrez, Nicolás Gabriel, “Mármol y Bronce, esculturas de la Ciudad de Buenos Aires”, Olmo Ediciones, Buenos Aires, Argentina, 2015, p.629.

[6] Corona Martínez, Alfonso, Diario La Nación, Suplemento de Arquitectura, Buenos Aires, Argentina, 23/10/2002, citado en http://www.lanacion.com.ar/443042-selva-en-altura-en-pleno-centro

[7] Iusem, Miguel, Op. cit., p.81

[8] Gutiérrez, Nicolás Gabriel, Op. cit. p.590

[9] Gutiérrez, Nicolás Gabriel, Op. cit. p.591

[10] Bedrossian, Pablo, “La calle Arjonilla”, https://pablobedrossian.wordpress.com/2015/12/19/la-calle-arjonilla-por-pablo-r-bedrossian/

[9] DG en http://diager-arte.blogspot.com/2008/10/una-isla-en-recoleta.html

[10] Liemur, Jorge Francisco y Aliata, Fernando, Diccionario de Arquitectura en la Argentina, Clarín – Arquitectura, Buenos Aires, Argentina, 2004, Tomo a/b, p.180.

[11] Parise, Eduardo en http://www.diasdehistoria.com.ar/content/la-isla-acento-franc%C3%A9s-en-recoleta

[12] Gutiérrez, Nicolás Gabriel, Op. cit. p.593 y 594

FOTOGRAFÍAS: 

Todas las fotos y videos fueron tomados por el autor y a él le pertenecen todos los derechos.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores.
Esta entrada fue publicada en Curiosities, Travels, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a LAS ESCALERAS Y OTRAS CURIOSIDADES DE LA CALLE GUIDO (por Pablo R. Bedrossian)

  1. los capiteles jónicos tienen volutas. las columnas rematadas con figuras de cóndores son de estilo toscano. no tienen volutas. por cuestiones de la disponibilidad de esta página no puedo subir imágenes para ilustrar. sino lo haría. saludos.

  2. Fernando Acosta dijo:

    Pablo, muy buena y prolija descripción de esta curiosa porción de Buenos Aires, Afrancesada.
    Con respecto a la calle Parera , si mal no recuerdo es un pasaje con dirección Este y va de Talcahuano a una cuadra de la bifurcación de Uruguay ( véase aljibe ) , dirección sur cortando prácticamente a Talcahuano y este pasaje llega hasta la Avenida Alvear.

  3. ¡Hola, Fer! Efectivamente, Guido es la continuación de Talcahuano. Parera termina cuando Talcahuano ya se llama Guido, debido a que Parera está después de Juncal, donde se produce el cambio de nombre. Parera -que homenajea al creador de la música de Himno Nacional- es una calle corta de sólo dos cuadras, muy “cheta”, como dirían los antiguos, que va de Guido hasta la maravillosa Avenida Alvear ¡Abrazo, querido amigo!

  4. Hola Pablo: Muchas gracias por alcanzarnos estos datos escritos e ilustrados tan bellamente! Esperamos, con Llegar Alto Comunidad de Fe, ser un faro de luz en esta calle Guido, tan rica en historia y en arte. Dios te bendiga por tu labor.

  5. Hermosa nota, un gusto haber visto estas fotografías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s