ESCULTURA URBANA: CUERPOS QUE ATRAVIESAN LA MATERIA (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE ARTE URBANO

Si Ud. visita la Galleria dell’Accademia (en castellano Galería de la Academia), en Florencia, le será muy difícil no conmoverse ante el David, la famosa escultura de Miguel Ángel, de más de 5 metros de altura. Sin embargo, hay allí otras obras del magnífico pintor de la Capilla Sixtina. Entre ellas se destacan cuatro esculturas llamadas Prigioni (en castellano, Los Esclavos), esculpidas hacia 1530. Cada una de ellas es un bloque de mármol del cual parece emerger un hombre que lucha por liberarse de la materia. Es una muestra de la maestría de Michellangelo Buonarroti en la técnica del inacabado. Nuestra intuición sugiere que las partes de la figura que no vemos permanecen atrapadas en la piedra. Precisamente, observar una imagen parcial que la mente completa, nos mueve a pensar que lo que vemos es también producto de lo que no vemos.

En el arte urbano contemporáneo encontramos muchas ideas novedosas que tienen algo en común con Prigioni: esculturas saliendo a través de las paredes, pisos o techos, o, a la inversa, entrando en ellos, donde la mente intuye lo que no se ve, a pesar que… ¡no existe! Presentamos aquí algunos ejemplos:

HOMBRE ENTRANDO A LA PARED EN SAN TELMO, BUENOS AIRES

Cochabamba 01

Aún me cuesta entender la poca difusión de “Cochabamba”, obra de Gerardo Feldstein, un brillante artista visual argentino. Está ubicada en el muro del Espacio Giesso-Reich, en la calle Cochabamba 370, cerca de la esquina con la calle Defensa, en San Telmo. La escultura representa a un hombre joven vestido con jeans y chaqueta corta en tonalidades grises y azules penetrando una pared (de hecho, la cabeza no se ve porque supuestamente está dentro de ella). Calzado con borceguíes, su pie izquierdo empuja el cuerpo hacia arriba y adelante, apoyándose en una pequeña saliente amarilla, mientras la otra pierna, con la rodilla flexionada, se encuentra en pleno esfuerzo. Las manos también acompañan el intento agarrándose virtualmente de un hueco desde donde toman fuerza para completar el impulso. Esta intervención realizada en 2003, fue hecha combinando cemento, telas, calzado, acrílico, madera, resina y esmalte sintético.

Feldstein ha realizado obras sobre la misma idea, como Up (2004) donde se observan dos piernas esforzándose por penetrar un techo donde supuestamente ya ha ingresado el resto del cuerpo.

HOMBRE ATRAVESANDO LA PARED DE PARÍS

Paris (por Joan Acley) - copia

La pequeña plaza Marcel Aymé, se encuentra en Montmartre, uno de los barrios parisinos más bohemios. Recibió el nombre de su más ilustre vecino, un brillante escritor francés del siglo XX. Una escultura lo homenajea recordando uno de sus cuentos más famosos, El Pasamurallas (en francés Le Passe-muraille).

La escultura muestra a Léon Dutilleul, personaje central del texto, un gris oficinista quien ante sus fracasos alegaba que una muralla le impedía cumplir sus propósitos. Cierto día descubre que puede atravesar paredes. Empieza a utilizar esta extraordinaria capacidad con fines cada vez más egoístas. Cuando es detenido por robo se escapa de la cárcel a través del muro. El desenlace llega cuando, por cuestiones amorosas, queda atrapado para siempre en una pared frente a su propia casa.

El Pasamurallas de la plaza Marcel Aymé, se encuentra en uno de sus costados, y es obra del actor y escultor Jean Marais. En una de las piedras del muro se encuentra una inscripción, que data la fecha de inauguración: el 25 de febrero de 1989. Se observa al personaje representado en bronce saliendo de la pared un busto parcial con el brazo derecho completo, la mano y muñeca izquierda y la pierna izquierda con el zapato apuntando hacia el suelo.

EPÍLOGO:

Cada vez se observa más este tipo de escultura alrededor del mundo: restos de una mano o de un rostro para que nuestra imaginación complete el resto. Invito a los lectores a compartir información sobre esculturas de este género.

 

FOTOGRAFÍAS:

Todas las fotos fueron tomadas por el autor, y a él le pertenecen todos los derechos, a excepción de la foto del Pasamurallas, tomada por nuestra amiga Joan Ackley y utilizada con su permiso.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores.
Esta entrada fue publicada en Art, Curiosities, Travels, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s