EL PASAJE TRIESTE Y LA CALLE JUAN A. BOERI (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

Pasaje Trieste 014Hasta la fecha, tanto para el pasaje Trieste como para la calle Juan A. Boeri, ubicados en Montecastro (para otros, la zona forma parte de Floresta), dentro de la Ciudad de Buenos Aires, no he encontrado trabajo alguno que los incluya, estudie o fotografíe. Este texto es un punto de partida para descubrir estas perlas ocultas de la urbe porteña, donde aún perdura el espíritu del barrio.

El pasaje Trieste

Trieste es uno de los pasajes vehiculares más angostos de Buenos Aires, cuya anchura quizás sea similar a los pasajes de carruajes de Palermo.

Vista del pasaje Trieste desde el acceso por la calle Tupac Amaru

Vista del pasaje Trieste desde el acceso por la calle Tupac Amaru

Debe su nombre a la famosa ciudad del norte de Italia ubicada frente al Mar Adriático, que tuvo un gran valor estratégico durante la Guerra Fría. Aunque su extensión aproximada es de una cuadra y media, según el Correo Argentino su numeración va del 4401[1] al 4600[2].

Pasaje Trieste 09


Casi todas sus casas son de una sola planta y en toda su extensión no hay edificios. Basta un auto estacionado para hacer imposible el tránsito. Tiene aroma a barrio y una atmósfera tranquila: allí casi no se conoce el ruido de motores y bocinas.

Pasaje Trieste, vista parcial de la primer cuadra, lado sur, desde la calle Tupac Amaru hacia la calle Juan A. Boeri

Pasaje Trieste, vista parcial de la primer cuadra, lado sur, desde la calle Tupac Amaru hacia la calle Juan A. Boeri

Pasaje Trieste, vista parcial de la primer cuadra, lado sur, desde la calle Juan A. Boeri hacia la calle Tupac Amaru (ver paredón al fondo)

Pasaje Trieste, vista parcial de la primer cuadra, lado sur, desde la calle Juan A. Boeri hacia la calle Tupac Amaru (ver paredón al fondo)

Pasaje Trieste, vista parcial de la primer cuadra, lado norte, desde la calle Juan A. Boeri hacia la calle Tupac Amaru (ver paredón al fondo)

Pasaje Trieste, vista parcial de la primer cuadra, lado norte, desde la calle Juan A. Boeri hacia la calle Tupac Amaru (ver paredón al fondo)

Nace en la calle Tupac Amaru y forma cuatro esquinas en el cruce con la calle Boeri.

Vista de la esquina del Pasaje Trieste con la calle Juan A. Boeri, visto desde el Pasaje Triste, avanzando desde Tupac Amaru. Al fondo se ve el paredón rojo donde termina la calle.

Vista de la esquina del Pasaje Trieste con la calle Juan A. Boeri desde el Pasaje Triste, avanzando desde Tupac Amaru. Al fondo se ve el paredón rojo donde termina la pasaje.

Termina pocos metros después en un cul-de-sac, aún más angosto que su cuadra anterior.

La que es quizás la fachada más bonita del pasaje Trieste se encuentra en la media cuadra final.

La que es quizás la fachada más bonita del pasaje Trieste se encuentra en la media cuadra final.

El paredón rojo donde termina el estrecho pasaje Trieste.

El paredón rojo donde termina el estrecho pasaje Trieste.

Paradójicamente este final sin salida se ha ganado la única mención literaria del pasaje que ha llegado hasta nosotros: Alejandro Dolina, en su fantástico relato “Los amantes desconocidos”, escribe con su melancólico humor:

“El ingreso a Amantes Desconocidos de un grupo de redactores humorísticos y malévolos provocó una serie de catástrofes que marcaron al decadencia de la Sociedad.

Estos profesionales, que perseguían únicamente la diversión personal, empezaron a enviar cartas a damas casadas y a urdir toda clase de intrigas chuscas.

De este modo consiguieron que la Sra. Aurora B de García Vassari se presentara a las cuatro de la mañana con una vela en la mano en el fondo del pasaje Trieste”[3]. 

La calle Juan A. Boeri

La calle Juan A. Boeri, para muchos un pasaje, se extiende desde la calle Gral. César Díaz en dirección sur hasta la calle Remedios Escalada de San Martín. Su único cruce es con el Pasaje Trieste. Tiene dos cuadras y según el Correo Argentino, la numeración se extiende entre el 1101[4] al 1200[5]; sin embargo, hemos constatado personalmente que llega a 1250.

Cartel indicador de la altura de Juan A. Boeri, del 1200 al 1250.

Cartel indicador de la altura de Juan A. Boeri, del 1200 al 1250.

Según dos publicaciones, recibe su nombre en honor del Dr. Juan A. Boeri, médico y farmacéutico italiano. La primera cuenta que ingresó a la Argentina a los 14 años y da como año de nacimiento 1874, y de fallecimiento, 1924. “Durante más de 30 años fue concejal del barrio de Flores donde se encuentra la calle que lo recuerda. Colaboró durante la epidemia de fiebre amarilla y curó a los heridos de la revolución del ‘80”[6]. La segunda amplía algunos datos “Nacido en Italia, el 19 de agosto de 1889 fue designado catedrático de la asignatura farmacia como profesor titular de Farmacognosia. Antes de fallecer en 1914, es nombrado profesor honorario. Fue figura patriarcal del barrio de Vélez Sarsfield, fundó sociedades italianas, fomentó la educación popular y protegió al desvalido. Lamentablemente la quinta en la que habitaba la familia, rodeada de un frondoso parque, que se llamaba ‘Las golondrinas’ fue demolida en 1950”[7].

Encontramos una medalla alusiva al Dr.Juan A. Boeri en la Biblioteca Digital de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, emitida en 1924[8]. La pieza circular de bronce, que lleva en el anverso la imagen del Dr.Boeri, confirma en su reverso las fechas del natalicio y muerte de la primera publicación. Las de la de segunda, además, le dan un tiempo muy corto de vida para tan distinguida carrera, apenas 25 años, cuando en realidad vivió unos 75.

Medalla conmemorativa en honor al Dr.Juan A. Boeri

Medalla conmemorativa en honor al Dr.Juan A. Boeri

Por una publicación alusiva al 150º aniversario de la creación de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Buenos Aires sabemos que su nombre completo era José Antonio Boeri. El trabajo cuenta que “en 1889 por jubilación de Martín Spuch se nombró a Juan A. Boeri en Farmacología, italiano de origen, hombre de humilde nacimiento, pero de grandes cualidades e inteligencia. Se recibe de médico y debido a sus esfuerzos y empeño reorganiza e inicia, con el maestro Irízar, la época moderna de la Escuela de Farmacia” [9]. Agrega que se jubiló en 1913.

La calle no es tan estrecha como el Pasaje Trieste pero conserva su misma esencia. Hay muy pocas casas de dos pisos; el resto es de una planta.

Calle Juan A. Boeri 06

Vista de la calle Juan A. Boeri desde la calle Gral. César Díaz

No se observan negocios; reina una apacible calma.

Calle Juan A. Boeri 05

Un taxi descansa en la vereda. No hay lugar en la calle para el estacionamiento.

Una ex-vecina, Susana Neve, nos cuenta “viví en el pasaje Boeri, en una pensión familiar llamada El Universo. Allí conocí gente muy original, venida de diferentes horizontes: alemanes, españoles, italianos, etc.”[10].

El Club All Boys es un símbolo de Floresta, y la segunda cuadra de la calle Juan A. Boeri(entre Trieste y Remedios Escalada de San Martín) luce un mural con su escudo.

El Club All Boys es un símbolo de Floresta, y la segunda cuadra de la calle Juan A. Boeri (entre Trieste y Remedios Escalada de San Martín) luce un mural con su escudo.

La leyenda

No sé si la leyenda es cierta pero se cuenta que en la esquina de Boeri y Trieste vivía Pinuccio Minotti, recordado como “el poeta que murió de amor”.

Esquina oeste de Juan A. Boeri y Trieste, vista desde la cuadra norte de Juan A. Boeri

Esquina oeste de Juan A. Boeri y Trieste, vista desde la cuadra norte de Juan A. Boeri

Este inmigrante piamontés estaba enamorado de doña Victorina, una vecina que vivía en “El Universo”. Como en la pensión estaban prohibidas las visitas, él la veía en la pizzería “La Esponja”, de la calle Segurola. Todos los martes Pinuccio se sentaba en la misma mesa, junto a una pared color verde pálido. Allí tomaba una servilleta de papel donde escribía un breve poema de amor para doña Victorina. Ella llegaba, lo miraba, se sentaba y pedía un café. Luego de media hora en silencio, ella se retiraba. Desde luego ocupaban distintas mesas y el jamás se animó a entregarle ninguna de sus poesías. El día que Victorina no apareció más, Pinuccio se enfermó de pena y murió semanas después. Se cuenta que un ángel (quizás un vecino) encontró decenas de servilletas escritas en casa de Pinuccio. Conociendo los sentimientos del poeta italiano, cada semana le daba una propina al encargado de la pensión para que dejara un poema en la mesita de luz de doña Victorina, que murió sola y anciana releyendo durante todos los años siguientes los poemas sin saber quién era el autor.

Algunas imágenes más

Pasaje Trieste 08

Pasaje Trieste 10

Vista el pasaje Trieste desde el cul-de-sac. Al fondo la calle Tupac Amaru.

Vista el pasaje Trieste desde el cul-de-sac. Al fondo la calle Tupac Amaru.

Muy cerca de donde termina el pasaje Trieste, sobre la calle Tupac Amaru un enorme mural recuerda a los verdaderos héroes de Malvinas, los jóvenes soldados.

Muy cerca de donde termina el pasaje Trieste, sobre la calle Tupac Amaru un enorme mural recuerda a los verdaderos héroes de Malvinas, los jóvenes soldados.

Calle Juan A. Boeri 01Calle Juan A. Boeri 02

Otra vista de la calle Juan A. Boeri, avanzando desde la calle Gral. César Díaz. Como se ve, los autos estacionan en la acera.

Otra vista de la calle Juan A. Boeri, avanzando desde la calle Gral. César Díaz. Como se ve, los autos estacionan en la acera.

FOTOGRAFÍAS:

Todas las fotos fueron tomadas por el autor y a él le pertenecen todos los derechos, a excepción del mapa, tomado de Google Maps y la fotografía de medalla, tomada del sitio http://www.bibliomedicinadigital.fmed.uba.ar/medicina/cgi-bin/library.cgi?e=d-00000-00—off-0medallas–00-2—-0-10-0—0—0direct-10—4——-0-1l–10-es-Zz-1—20-home—00-3-1-00-0–4–0–0-0-01-10-0utfZz-8-00&a=d&c=medallas&cl=CL3.8.17&d=Medalla_0811

BIBLIOGRAFÍA:

Balbachan, Luis Eduardo, “Los ignorados pasajes de Buenos Aires”, Editorial Rodolfo Alonso, Buenos Aires, Argentina, 1982

Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971

Piñeiro, Alberto Gabriel, “Las calles de Buenos Aires, sus nombres desde la fundación hasta nuestros días”, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2003

Schere, Rolando H.,  “Pasajes”, Ediciones Colihue, Colección del Arco Iris, Buenos Aires, Argentina, 1998

REFERENCIAS:

[1] http://www.codigopostalde.com.ar/buenos-aires/capital-federal-caba/pasaje-trieste/00004401-00004499/

[2] http://www.codigopostalde.com.ar/buenos-aires/capital-federal-caba/pasaje-trieste/00004502-00004600/

[3] Dolina, Alejandro, “Crónicas del ángel gris”, 1ª Ed., 19 reimp., p. 301, Colihue, Buenos Aires, Argentina, 2006

[4] http://www.codigopostalde.com.ar/buenos-aires/capital-federal-caba/pasaje-juan-a-boeri/00001101-00001199/

[5] http://www.codigopostalde.com.ar/buenos-aires/capital-federal-caba/pasaje-juan-a-boeri/00001102-00001200/

[6] Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, p.29,  Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971

[7] di Fiori, Jorge, “Historia de los pasajes porteños”, http://www.pasajes-portenios.com.ar/historia6.html, 2008

[8] http://www.bibliomedicinadigital.fmed.uba.ar/medicina/cgi-bin/library.cgi?e=d-00000-00—off-0medallas–00-2—-0-10-0—0—0direct-10—4——-0-1l–10-es-Zz-1—20-home—00-3-1-00-0–4–0–0-0-01-10-0utfZz-8-00&a=d&c=medallas&cl=CL3.8.17&d=Medalla_0811

[9] Roberto J. GARCÍA, Adriana CARLUCCI & Carlos BREGNI, “150° Aniversario de la Creación de la Carrera de Farmacia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Argentina”, http://www.latamjpharm.org/trabajos/24/3/LAJOP_24_3_7_1_4M355H9W2J.pdf, 2005

[10] http://www.la-floresta.com.ar/mibarrio/16.htm

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores.
Esta entrada fue publicada en Curiosities, Travels, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a EL PASAJE TRIESTE Y LA CALLE JUAN A. BOERI (por Pablo R. Bedrossian)

  1. Jose Nunez dijo:

    Es un bonito pasaje para que te navajeen sin temblar el pulso…

  2. ¡No, José! Es súper tranquilo, con aroma a malvones y arrabal…. ¡Abrazo!

  3. Lucio Deza dijo:

    Hola Sr. Pablo R. Bedrossian soy Lucio Deza el dueño de la fachada que piropea en su nota (Trieste 4515) ese frente no es original (compre esa propiedad en 2006 y estaba casi a demoler, muy mal cuidada, propiedad que data de 1944): Me motiva ver el descuido de parte de vecinos en sus frentes y decidí volver en el tiempo, un frente tipo años 20 “la casita del tango como me dijo un vecino cuando lo armaba, llenándome de orgullo” (tipo de arquitectura que admiro y desearía que cada vecino cuidara más sus frentes ya que hablan de nosotros mismos), recuperando puertas, ventanas que no sólo reciclan su fachada sino todo su interior, con mucho esfuerzo ya que yo mismo la he diseñado así. Es un pasaje familiar y tranquilo. Gracias por sus comentarios!

    • Estimado Lucio: Gracias por escribirnos. Me alegra estar en contacto y felicitaciones por su “casita del tango”. Creo que en pasajes como el que vive hay mucha historia, y, como bien señala, una oportunidad para crecer y mejorar. ¡Cordiales saludos desde Honduras, Centroamérica!

  4. Nicolas dijo:

    hasta julio era tranquilo en los últimos 2 meses justo después de la publicación de esta nota se a incrementado muchísimo la criminalidad en el pasaje. Por favor si es tan amable de sacar las fotos actuales del pasaje se lo agradecería.

  5. Lucio Deza dijo:

    Pablo Bedrossian: Acabo de recibir la actualización de su nota y como vecino desde hace 9 años le aseguro que no ha pasado nada raro (siempre puede que haya algún que otro robo o fechoría típica de cualquier zona de esta Capital Federal) en los pasajes y nadie le puede pedir que saque las fotos, de hecho el que lo haga es un ignorante que parece que desconoce el Goggle map donde se puede caminar por cualquier calle mirando los mismo frentes. Solicito que haga publico este comentario y que la persona que le ha pedido sacar el material lo haga diciendo su nombre verdadero y si es vecino de que dirección, que personalmente le hablare, no ocultándose en el anonimato ni en el supuesto de que por una nota es publica habría robos. Saludos

    Lucio Deza

    • Gracias, Lucio! De acuerdo con Ud. Había retirado la nota para evitar problemas, pero Ud.tiene razón. Las imágenes de las casas y calles se puede conseguir en Google Maps. He vuelto a subir a nota pues, como Ud. bien señala, retirándola nada cambia. Cordiales saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s