¿CRISTIANO RONALDO O MESSI? UNA MIRADA DIFERENTE (por Pablo R. Bedrossian)

Según el mito griego, Narciso, un joven muy bello, al ver su imagen en el agua se enamoró de ella. De allí que el diccionario de la Real Academia Española define como narciso a “aquel hombre que cuida demasiado de su adorno y compostura, o se precia de galán y hermoso, como enamorado de sí mismo”. Todos tenemos algún grado de narcisismo. Pero cuando la propia imagen se vuelve una obsesión, los problemas son inevitables.

Cristiano Ronaldo recortado 02Cristiano Ronaldo es uno de los grandes del fútbol de todos los tiempos. En su contra se ha dicho que tuvo la desgracia de jugar en la misma época que Lionel Messi. Creo que la observación es injusta: Para ser el mejor jugador del mundo, esa loable aspiración que CR7 tiene, hay que serlo independientemente de contra quien se compita; ser el mejor es un estatus comparativo, que implica superar al resto.

Comencemos diciendo que el delantero portugués es uno de los más grandes atletas en el fútbol actual. Su velocidad es sorprendente. Además posee de una técnica extraordinaria que se manifiesta, por ejemplo, en sus gambetas, en la “doble bicicleta” con que amaga para luego sorprender al rival en un pique corto, en su forma de cabecear (tal como Pelé, lo hace con los ojos abiertos, eligiendo donde colocar el balón) o en su exquisita técnica para disparar tiros libres, imprimiendo al remate una comba tan impredecible como perfecta. Sin embargo, hay una piedra que le impide ser el mejor: no es jugador de equipo.

Quizás el mejor retrato de su narcisismo no es el glamour de sus encuentros con celebridades, ni el cutis envidiable que, según mi esposa, el luso posee. Creo que es el enojo manifestado cuando su compañero Arbeloa marcó un gol para el Real Madrid contra el Almería, y en lugar de sumarse a sus compañeros para felicitarlo, se disgustó con él. Ocurrió que, frente al arco vacío, el defensa madridista llegó antes a la pelota y le quitó a CR7 la posibilidad de convertir. Ya dentro del arco, El portugués pateó con furia la pelota contra la red y luego se dirigió al centro de la cancha rezongando, pese al gol marcado por su equipo.

Video de la reacción de Cristiano Ronaldo (tomado del canal de RockStar Deportes en Youtube)

Con su actitud demostró que su deseo de convertirse en pichichi, como le dicen en España al máximo goleador de un torneo, está por delante de su interés en el equipo: el yo por encima del nosotros. El narcisismo inevitablemente conduce al egoísmo, y en el fútbol ocurre como en la música: no se puede tocar una sinfonía con un solo instrumento.

Lionel Messi recortadoEl caso de Messi es diferente. Considerado el mejor jugador de su tiempo (incluso, a diferencia de Cristiano Ronaldo, se lo compara con Maradona y Pelé), siempre pone en primer lugar al equipo. La prueba es que es el jugador del Barcelona con mayor número de asistencias en 2015. Desde luego, también es su máximo goleador. Convertir para él no es su prioridad sino que gane el Barça. Para él anotar es el efecto del juego colectivo. Nadie imagina a Lio sin Xavi o Iniesta. Messi siempre repite en las entrevistas “lo importante es el equipo”.

Para ser el mejor jugador del mundo no basta ser el futbolista de mayor técnica o ser el mejor atleta. Se trata de ser quien más contribuye al triunfo de su club. Puede ser la figura descollante, pero siempre necesita socios para lograrlo. Los jugadores se recuerdan por los títulos obtenidos con los colores que representan. Si Lionel Messi es superior a Cristiano Ronaldo, no lo es por ser mejor futbolísticamente -ambos son maravillosos pero diferentes- sino porque el argentino es jugador de equipo y el portugués, en cambio, juega primero para sí mismo.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores.
Esta entrada fue publicada en Sports, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s