EL 24 DE ABRIL MÁS TRISTE DE LA HISTORIA (por Pablo R. Bedrossian)

La noche del 23 de abril de 1915 comenzó una de las jornadas más terribles del siglo XX. Durante toda esa noche y hasta la madrugada del 24, centenares de líderes de la comunidad armenia fueron secuestrados de sus hogares, puestos bajo arresto en Estambul e inmediatamente deportados hacia el interior de Turquía, para luego ser en su mayoría asesinados. A partir de allí la persecución se extendió a todo el pueblo. Las formas de aniquilación que los turcos utilizaron eran variadas: largas deportaciones donde los indefensos civiles armenios eran expuestos al hambre, la intemperie y las enfermedades, como también torturas, violaciones, horcas y fusilamientos.

Quiénes son los armenios

Armenia es una nación milenaria. De acuerdo con el relato bíblico, el arca de Noé se posó en el Monte Ararat. Según Génesis 10:3, Jafet, uno de los tres hijos de Noé, tuvo un nieto llamado Togarma (Torkom para los armenios). Una tradición cuenta que un hijo de Togarma, Haik, se estableció en la planicie más alta del Ararat fundando el pueblo armenio. Sin embargo,  otros historiadores sostienen que los armenios eran oriundos de Europa y habrían vivido en Asia Menor, hasta asentarse finalmente en la tierra de Urartú (Ararat). De un modo u otro, toda la antigüedad clásica menciona a Armenia como una nación altamente influyente, que sirvió campo de batalla para los imperios romano y persa entre los cuales se encontraba.

Una tradición armenia acerca del Señor Jesús coincide con el relato que Eusebio de Cesarea, obispo e historiador cristiano de fines del siglo III y principios de siglo IV, detalla en su conocida obra Historia Eclesiástica. Es el pedido epistolar al Salvador de parte del Rey Abgaro, gobernante de un importante territorio armenio denominado Edesa, para que lo sanara de una grave enfermedad. Cuenta Eusebio que “Jesús no respondió a su llamado entonces, pero juzgó que era digno de una carta particular en la que le prometía enviarle uno de sus discípulos para procurarle la curación de su dolencia juntamente con la salvación para él y todos los suyos. Poco después le cumplió la promesa… Tomás, uno de los doce apóstoles, impulsado por Dios, envió a Edesa como heraldo y evangelista a Tadeo”. Más adelante Eusebio dice “Hay testimonio escrito disponible de todo esto en los archivos de Edesa… De todos modos nada será tan exacto como escuchar las cartas que nosotros hemos sacado de los archivos y traducido…” y transcribe las cartas de Abgaro y la atribuida a Jesús. Es la única mención de un acto de Jesús que hace Eusebio fuera de los correspondientes al Nuevo Testamento.

Luego de conversiones, persecuciones y martirios a lo largo de más de dos siglos, un hecho cambia el curso de la historia religiosa del país. El rey Trdát o Tiridates III es sanado en el nombre de Cristo por San Gregorio, el “Iluminador”, y convierte en el 301 a Armenia en la primera nación que adopta como religión de estado.

Luego de una gran persecución por los persas, en el siglo V se restablece la libertad religiosa en el país. Posteriormente los armenios caen políticamente en manos de los árabes. Dice el Dr.Eduardo Bedrossian en su “Síntesis de la Historia Armenia” que “durante los siglos de dominación árabe fue respetada la religión y cultura armenia”, pero “la llegada de los turcos selyúcidas en el siglo XI cambió la situación de los armenios porque traían la intención de acabar con la armenidad y con la fe cristiana”.

A lo largo de los siglos siguientes, con breves periodos de libertad e independencia, los armenios son sometidos por ejércitos extranjeros. Los invasores comparten la filiación turca y la religión musulmana. Bajo el Imperio Turco Otomano se masacran entre 1884 y 1886 unos 300,000 armenios, muchos de ellos quemados dentro de los templos en los cuales buscan refugio. Estos asesinatos masivos fueron denunciados por la prensa mundial, y las naciones más poderosas de la tierra expresaron su condena. En 1909 los turcos asesinan 30,000 armenios en Adana y alrededores. Las muertes continúan.

La noche más triste de la Historia

Pero la medianoche del sábado 24 de abril de 1915 inaugura el período más cruel para este azotado pueblo. En Estambul (antes llamada Constantinopla) son detenidos y posteriormente asesinados cientos de líderes armenios. Es el comienzo de una deportación masiva que llevará a la muerte de los modos más crueles a la sufrida población armenia.

Lo acaecido el 24 de abril de 1915 no fue la acción improvisada de una turba sino la puesta en marcha de un plan minuciosamente planificado. Pergeñado por los “Jóvenes Turcos”, un grupo de oficiales “progresistas” que pocos años antes terminaron con el sultanato otomano, este plan tenía como propósito la aniquilación de una minoría considerada potencialmente peligrosa.

Sobreviviendo

Agop Bedrossian (1900-2001), heroico sobreviviente del genocidio armenio perpetrado por los turcos

Agop Bedrossian (1900-2001), heroico sobreviviente del genocidio armenio perpetrado por los turcos

De ese genocidio, mi abuelo Agop, es un heroico sobreviviente. Luego de ser deportado junto a su madre y hermanitos por meses, llegan a una montaña donde les prometen que les darán ropa y comida, pero del otro lado escuchan los gritos desgarradores de los que son asesinados. Su madre, María, toma un puñado de tierra y lo pone en sus bocas como si fueran los sagrados sacramentos. “Hijos, en un momento estaremos en la presencia de Cristo”. Ella es asesinada con una espada y él golpeado en la cabeza y dado por muerto. Lo arrojan a una fosa común poblada de cadáveres donde por horas simula estar muerto. Cuando los asesinos turcos se van, sólo unos pocos niños sobreviven. El se va con un árabe que lo toma para pastorear sus ovejas y salva su vida.

Agop es una excepción a la regla. Quedan muy pocos para llorar a tantos muertos. Una parte de Armenia queda sometida a Turquía, y la parte oriental que declara brevemente su independencia, termina en manos de los rusos que, paradójicamente, al someterla la salvan de su destrucción total.

Resurrección

En 1991 con la caída de la Unión Soviética, Armenia, la pequeña Armenia que sobrevivió al este, se vuelve una nación soberana. El Parlamento Europeo, el Parlamento del Mercosur y numerosas naciones, incluyendo la Argentina, Canadá, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Suecia, Suiza, Uruguay, Ciudad del Vaticano y Venezuela reconocen el genocidio padecido por los armenios. Sin embargo, en Turquía afirmar que el genocidio ocurrió es considerado “insulto a la identidad nacional” (delito de opinión). El valiente Premio Nobel turco, Orham Pamuk fue acusado ante los tribunales de su país por afirmar en un periódico suizo: “30,000 kurdos y un millón de armenios fueron asesinados y nadie se atreve a hablar de ello”. En enero de 2007 el periodista armenio Hrant Dink, jefe de redacción del influyente diario Argos, voz de la comunidad armenia en Turquía, fue vilmente asesinado por un fanático nacionalista turco que posteriormente posó para la prensa mundial junto a sus captores. El negacionismo es impuesto por la ley y por la fuerza. En 2015, el papa Francisco I, luego de 100 años hace el primer reconocimiento formal del genocidio por parte de la Iglesia Católica Apostólica Romana, haciendo justicia, aunque muy tardíamente, a tantos seres humanos vilmente asesinados.

Héroes 

El autor de bíblica Epístola a los Hebreos hace mención de una gran nube de testigos que nos precedieron en la fe. Entre ellos menciona héroes anónimos, de los cuales dice “fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido”. Dentro de ellos, sin duda, se encuentran ese admirable millón y medio anónimo de armenios asesinados, mártires a los cuales queremos, al recordar su historia, rendir respetuosamente nuestro más sentido homenaje.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores.
Esta entrada fue publicada en Armenian, History, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a EL 24 DE ABRIL MÁS TRISTE DE LA HISTORIA (por Pablo R. Bedrossian)

  1. Carly Manoukian dijo:

    Excelente pablo, gracias un abrazo

    Enviado desde mi iPod

    El 18/04/2015, a las 14:55, pablobedrossian escribió:

    > >

  2. Gracias, Carly! Gran abrazo!

  3. Patricia Mamikonian dijo:

    No olvido nunca estos relatos. Muy tristes! Realmente admiro la fortaleza de todos los sobrevivientes. Muy buena narracion Pablo! Cariños

  4. Hilda Hurmuz dijo:

    Gracias Pablo, muy clara tu explicación, es la tristísima historia de nuestros abuelos, que hemos escuchado desde el vientre materno, lo hemos mamado, que en estos días que conmemoramos el centenario de este atroz hecho, y el Papa Francisco, se ha animado ante toda la humanidad, a mencionarlo bajo el nombre de ‘genocidio’. El Señor sabe por qué sucedieron estas cosas… y nos quiso tener cerca de Su propio martirio. Dios sabía que para Él ‘mil años es un día’… hoy sale a la luz de una manera más notable después de 100 años, para todos aquellos que todavía no conocían este hecho tan vergonzoso para la humanidad, y para que sientan vergüenza los países que sabíéndolo, no lo denunciaron como ‘genocidio’ y quedó impune. Desgraciadamente, hoy continúan realizándose muchos otros genocidios que todos conocemos debido a que el genocidio armenio y otros anteriores no fueron aceptados como ‘genocidios’.

  5. Susana Garay dijo:

    MUCHAS GRACIAS PABLO R. BEDROSSIAN UN RELATO REAL Y VERIDICO DE LOS SUCESOS DEL GENOCIDIO ARMENIO!! SOY UNA DESCENDIENTE DE ARMENIOS Y NIETA DE UN CHAVUSH Y MILITAR ARMENIO ATAM SARKISIAN Y EL QUE VIVIO TODO NOS CONTABA LAS HISTORIAS DE LAS VISCICITUDES QUE SUFRIERON LOS ARMENIOS EN LAS MANOS ASESINAS DE LOS TURCOS OTOMANOS ….MI OTRO ABUELO FUE UN GUERRILLERO QUE PELEABA EN LAS MONTANAS POR SU GENTE TOROS HAMALIAN … AL FIN TODOS PUDIERON LLEGAR A URUGUAY Y ALLI GRACIAS A DIOS CONSIGUIERON LA PAZ Y TRANQUILIDAD QUE TANTO ANHELABAN… ALLI NACIMOS Y NOS CRIAMOS NOSOTROS …AHORA ESTOY VIVIENDO EN U.S.A DESDE 1980 Y MI SUENO ES QUE U.S.A AL FIN DIGA QUE ” RECONOCE ” EL GENOCIDIO ARMENIO DE 1915 OFICIALMENTE !! MI NOMBRE ES SUSANA HAMALIAN SARKISIAN DE GARAY .
    GRACIAS Y ADELANTE PAISANO !!

    • Gracias, Susana, por compartir estos aspectos tan significativos de la historia familiar. ¡Qué valientes tus abuelos en su lucha por la supervivencia! Es cierto que Estados Unidos e Israel no reconocen el genocidio armenio y la causa, tristemente radica en la alianza política que mantienen con Turquía (la relación entre Turquía y a Israel ha estado tambaleante en los últimos años, pero la alianza entre Estados Unidos y Turquía está sólida debido a que aquel país necesita tener una “pata” en Asia Menor. Los Estados Unidos no tienen amigos, sino socios…

  6. Pablo: en mi historia no hay héroes ni martires. Quise adentrarme en la vuestra y lo logre’ a través de tu claro relato. El espanto vivido no se compara con “la gloria venidera”. Los abrazo en Cristo y desde mi humilde lugar hago publico mi repudio a tan indescriptible, horroroso e inaceptable genocidio. Negarlo es producto de lo mas vil en el ser humano. Restaure nuestro Señor el corazón herido de cada uno de Uds. y avive en todos Su amor perfecto. Silvia Ines Freijo. DNI 10620411

  7. Pingback: Voces argentinas sobre el genocidio armenio: Pablo Bedrossian | Bahía César

  8. Maria dijo:

    Gracias pablo! Muy buena data. Cuanto dolor en el Cuerpo de Cristo. Hay mucho para restituir y esta herida del pueblo armenio es profunda, porque no solo es el genocidio en sí mismo, sino la falta de reconcoimiento, amro y consuelo de parte del resto del Cuerpo: los que no somos armenios. UN abrazo grand ey todo el apoyo a la comunidad armenia.

    • Gracias, María. Dice el apóstol Pablo algo así como que cuando sufre un miembro del cuerpo, sufren todos. Creo que los seres humanos debemos tomar esa imagen y pensar que cuando una persona sufre injustamente, sufrimos todos. Hay miles sufriendo la opresión, la injusticia y la crueldad. Basta ver a los fanáticos de ISIS en las zonas que tomaron de Irak y Siria, incluso ya en Libia. o los de Boko Haram en Nigeria y Níger, para darse cuenta de la enorme cantidad de mártires, personas como nosotros pero totalmente indefensos, que sufren a causa de otros hombres, crueles y malvados, paradójicamente vacíos de toda humanidad. O el chico de 13 años que mataron en Pilar cuando iba camino a iglesia la semana pasada. El cambio comienza por nosotros, construyendo la paz y a la vez no callando ante la injusticia. Martin Luther King dijo algo equivalente a “No me preocupa tanto la violencia de los malos como el silencio de los buenos”. Abrazo!

  9. Lucia Kircos dijo:

    Muy buena tu redacción y homenaje a tu queridisimo abuelo Agop, y a tantos Armenios que han sufrido el horror de una guerra sin sentido, a causa de la Fe. Una guerra cruda, sangrienta, muy dolorosa, donde madres eran asesinadas delante de Dios hijos, mujeres violadas, padres de familia ahorcados. Pero ellos han d demostrado y defendido su fe con valentía y osadía que la tiene el verdadero cristiano. Han peleado la buena batalla. Vivieron por fe y no por vista. Dios ha bendecido a Agop y Luptia, tu abuela quienes conocí, quienes han formado una hermosa familia muy especiales para mi, todos con herencia cristiana. Dios te bendiga Pablo por este reconocimiento. Tu abuelo Agop estaría orgullosa de vos. Estoy segura.

  10. mabel dijo:

    Lo terrible Pablo, es que muchos refugiados actuales, serán enviados a Turquía … esperamos que no se repita la historia con un pueblo diferente… En fin… De todos modos el Señor dijo: Mía es la venganza… nosotros nos cobijamos bajo sus alas… intentando amar igual que El nos ama.

  11. ines bonanno dijo:

    LA MUERTE COMO LA VIDA ES UN DERECHO QUE DEBE CONLLEVAR DIGNIDAD….LA DIGNIDAD QUE DIOS LE HA CONFERIDO AL SER HUMANO COMO TAL…Y LOS QUE VIOLENTAN ESTA DIGNIDAD Y PRIVAN A OTRO SER HUMANO DE UNA MUERTE DIGNA…DEBERAN DAR CUENTA A SU CREADOR….NO QUISIERA ESTAR EN SUS ZAPATOS!!! DIOS TENGA MISERICORDIA DE TODOS NOSOTROS!!!

  12. Sergio dijo:

    Impecable reseña de una tristisima realidad. Mi sentir y respeto por el pueblo armenio. No lo olvidemos, que no se repita. Gracias Pablo por el brillante relato.

  13. EXCELENTE, TRISTISIMA Y VERIDICA NARRACION. MI DESEO ES QUE NO SE REPITA UN GENOCIDIO INACEPTABLE, CON LOS NUEVOS REFUGIADOS EN PAISES, DIFERENTES A SU SENTIR.

  14. MARIA OTILIA dijo:

    GRACIAS PABLO. MIS ABUELOS SIEMPRE QUISIERON VOLVER A SU TIERRA DONDE ERAN TAN FELICES…AÑORABAN SU CULTURA…MUY BUEN RELATO. ALGO NOS UNE .. SER DESCENDIENTES DE ARMENIOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s