ACERCA DEL HALLAZGO DE UN ARMADILLO CABASSOUS CENTRALIS (por Pablo R. Bedrossian)

En 2008 tras una fuerte tormenta, encontramos aquí en Campisa, San Pedro Sula, Honduras, un Cabassous centralis, popularmente conocido como “tumbo” junto a una serpiente Conophis lineatus, una “guardacaminos” en una toma de agua. Seguramente pelearon pues el armadillo presentaba heridas sobre todo en su hocico (por llamarlo de algún modo) y en su cola que sangraban levemente.

El ejemplar fue recuperado y devuelto a su hábitat natural, el cerro Campisa, cuya parte oeste forma parte de Residencial Campisa, un proyecto residencial y ambiental ubicado a quince minutos del centro de San Pedro Sula.

Links a los videos del ejemplar encontrado:

http://www.youtube.com/watch?v=AL_urIDCUMM

http://www.youtube.com/watch?v=2YGheKb3PLE

Image

Acerca del Cabassous centralis

No me resultó fácil encontrar información sobre esta especie. La mayoría de los artículos en Internet cita a Luis Elizondo y sus investigaciones en Costa Rica, pero no he podido encontrar sus publicaciones originales. Expongo aquí los hallazgos de mi investigación bibliográfica ajustada a la observación del ejemplar que encontré.

En Honduras se reportó por primera vez en 1899 a orillas del Río Chamelecón (Departamento de Cortés). Hasta 1995 sólo había registros en cuatro de los 18 departamentos de Honduras: Atlántida, Cortés, Francisco Morazán y Olancho.

Clasificación científica

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Xenarthra
Familia: Dasypodidae
Género: Cabassous
Especie: Centralis

 Descripción: Suele pesar entre 2 y 3.5kg. Mide de 30 a 49 cm, 10 de los cuales pertenecen a la cola. Su caparazón, que cubre todo el cuerpo y parte de la cabeza, tiene tonalidad gris oscura con bordes claros. Consta de 10 a 13 bandas móviles sobre la espalda lo que le otorga amplia flexibilidad para enrollarse.

Muestra una cara desnuda (tiene unas pocas placas pequeñas presentes) de color pardo-rosado pálido. La cabeza es ancha, ampliamente espaciada alrededor de las orejas. Su lengua es larga y viscosa, y sus ventanas nasales redondas y abiertas, siendo el olfato su sentido más desarrollado. Poseen 34 dientes. La cola es corta y sus patas cortas, todas con cinco dedos que terminan en garras largas y fuertes que utiliza para excavar galerías.

Image

Image

Distribución: desde el sur de México hasta el norte de Colombia

Hábitat: Bosques húmedos, bosques secos, bosques secundarios y sabanas.

Hábitos: Nocturnos. Son solitarios e inofensivos. Aparentemente pasan más tiempo en túneles subterráneos que otros armadillos y ante el peligro buscan rápidamente enterrarse o esconderse en huecos. Se les atribuye segregar un olor desagradable al verse amenazados, pero en ningún momento se percibió en el ejemplar que hallamos.

Alimentación: Termitas, hormigas y otros invertebrados, y en menor proporción raíces y tubérculos.

Reproducción: He encontrado una cita donde afirma que las hembras tienen una cría por parto y otra que afirma que son dos. La cría al nacer pesa alrededor del 3% del peso de la madre. Nacen desnudos y de color rosáceo, sin pelos en el cuerpo, los ojos sellados, las orejas cerradas pero sus garras muestran un claro desarrollo al igual que las bandas, pero de blanda consistencia al tacto.

Depredadores: Se menciona al jaguar y al puma que encontrarían su carne muy apetitosa.

Estado: Se la considera una especie rara y poco conocida, que se encuentra amenazada.

Image

Acerca de la zona del hallazgo

Residencial Campisa ocupa un terreno de aproximadamente 300 hectáreas, ubicado en el cuadrante noreste de la ciudad de San Pedro Sula.

Ecológicamente se lo considera un bosque tropical seco. Presenta una cobertura vegetal típica de las urbanizaciones -con arborización, engramado y  jardinería- pero en su mayor proporción es una reserva natural con cobertura vegetal continua.

El terreno es irregular, con elevaciones que van desde los 65 hasta los 267 metros sobre el nivel del mar; cuenta con áreas planas en el sector sudeste -mayormente- y norte.

En el cerro hay senderos que forman una red con cuatro diferentes accesos desde la parte plana, confluyendo todos en una vieja carretera de tierra abandonada que recorre la parte más alta del cerro.

La parte plana está surcada por un canal de agua que fluye de norte a sur. En su centro se creó una laguna artificial que ha atraído a un importante número de aves. El canal servía de límite noroeste y oeste a Residencial Campisa, pero desde la adquisición de una nueva área denominada La Hacienda, un vasto trecho ha quedado dentro del proyecto, separando La Hacienda de la Segunda Etapa.

Las zonas aledañas al canal, que están cubiertas por altos árboles, muestran una importante cantidad de Ctenosaura similis (los populares “garrobos”) y en menor proporción Iguana iguana (las iguanas verdes) y otros reptiles pequeños (los más comunes son lagartijas de los géneros Ameiva y Norops). El canal continúa más allá de la laguna, y luego de varias curvas desemboca en el Río Blanco.

Image

Mamíferos documentados en Residencial Campisa

Los mamíferos que hemos documentado fotográficamente hasta la fecha son:

Ateles geoffroyi (introducido)

Cabassous centralis

Caluromys derbianus

Cebus capucinus

Coendou mexicanus

Conepatus sp.

Dasyprocta punctata

Dasypus novemcinctus

Dedelphis ¿virginiana?

Lontra longicaudis

Nasua narica

Philander opossum

Procyon lotor

Rattus rattus

Sciurus variegatoide

Sylvilagus sp.

Bibliografía

Canales, José Modesto y colaboradores, “Fauna de Honduras en peligro de extinción”, Ediciones Ramses, pg.84 y 85

Carrillo, Eduardo, Wong, Grace y Sáenz, Joel C., “Mamíferos de Costa Rica”, INBio, 1999, 1ª Edición, pg.62

Titira, Diego, Mamíferos del Ecuador, Editores CBA (Centro de Biodiversidad y Ambiente), 1999, pg.59,120,198,346 y 349

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores.
Esta entrada fue publicada en Nature, Residencial Campisa, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ACERCA DEL HALLAZGO DE UN ARMADILLO CABASSOUS CENTRALIS (por Pablo R. Bedrossian)

  1. Jeff López Canaca dijo:

    Saludos Sr Pablo. Es un agrado poder saludarle. Siempre veo sus publicaciones en algunos blogs del facebook. Que bueno encontrar personas que dedican su vida a la promoción de la protección. Ojala nos sumemos muchos a la causa, ya sea compartiendo fotografias o involucrandose directamente. Muchas felicidades por est blog. Gracias por compartirlo. Animo, que Dios le de fuerza para seguir protegiendo a su creación, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s