LA BIBLIA DE GUTENBERG Y LA REFORMA (por Pablo R. Bedrossian)

Este año se celebrarán los 500 años de lo que se conoce como la Reforma Protestante o simplemente la Reforma. Se eligió esta fecha porque, según la tradición, Martín Lutero clavó sus famosas 95 Tesis en las puertas de la iglesia del Palacio de Wittenberg el 31 de octubre de 1517. Quienes lean el famoso documento comprobarán que no se trata una diatriba contra el Papado sino contra la venta de indulgencias en su nombre para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro. Pero no es nuestro propósito hacer teología o contar esa historia, sino señalar el impacto que la imprenta tuvo en la difusión de la Reforma en Europa.

Gutenberg 001 DSC02328

Biblia de Gutenberg, Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, Washington D.C.

Comencemos señalando que Gutenberg no fue contemporáneo de Lutero, pues el teólogo alemán nació en 1483, 25 años después de la muerte del impresor.

Johannes Gutenberg había nacido alrededor del 1400 en Maguncia, en el territorio que hoy llamamos Alemania, que en aquel entonces formaba parte del Sacro Imperio Romano Germánico. De profesión orfebre, creó la imprenta con tipos móviles que revolucionó la escritura. Hasta aquel momento los libros se copiaban a mano. Quienes estaban a cargo de esa tarea, generalmente monjes, se llamaban copistas o amanuenses.

Su invención tuvo como punto de partida la creación de tipos, unas piezas metálicas con el molde de las diferentes letras. A los tipos se les agregaba una tinta que se aplicaba a presión o “golpes” sobre un papel o tela en forma mecánica. Hoy, en la era de las impresoras digitales, parece un principio extremadamente rudimentario, pero la impresión tipográfica se utilizó hasta mediados de la segunda mitad del siglo XX.

Gracias a su profesión de orfebre, Gutenberg pudo hacer los tipos con metal fundido. Para aplicarlos sobre las superficies en plancha –y no letra por letra o palabra por palabra-, adaptó prensas que se utilizaban para exprimir el jugo de uvas para la producción de vino. Finalmente utilizó tintas oleosas para que las letras quedaran grabadas en forma indeleble.

Aunque se ha sostenido que previamente imprimió a modo de prueba el Misal de Constanza, se considera que su obra primigenia es la Biblia.

Gutenberg 002 DSC02332

Detalle de la Biblia de Gutenberg, Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, Washington D.C.

Conocida como la Biblia de 42 líneas por el número de renglones impresos en cada página, fue publicada alrededor de 1455. Consta de 1282 páginas, cuyo texto en letra gótica está distribuido en dos columnas. Algunos ejemplares fueron encuadernados en dos volúmenes.

Se cree que se imprimieron unos 180 ejemplares: 45 en pergamino y 135 en papel. Si la cifra parece escasa, debe recordarse que la impresión era mecánica pero no industrial. El mundo occidental recién estaba ingresando a una de las revoluciones culturales más trascendentales: el Renacimiento. En la actualidad quedan menos de 50 ejemplares, y sólo 21 están completos.

DETALLES NOTABLES

La Biblia de Gutenberg es una edición de la Vulgata, traducción de las Sagradas Escrituras al latín que san Jerónimo hizo a finales del siglo IV.

Para el diseño de los tipos, en particular para sus letras góticas, se sirvió de una edición manuscrita reciente, la Biblia Gigante de Mainz (en castellano Maguncia). Aunque el escriba permanece anónimo, dejó notas en aquel volumen indicando que inició su trabajo el 4 de abril de 1452 y lo finalizó el 9 de julio de 1453.

Biblia Gigante de Mainz 001 DSC02324

Biblia Gigante de Mainz, manuscrito que sirvió de base tipográfica a la Biblia de Gutenberg

Para embellecer su publicación, Gutenberg dejó un hueco en las planchas de impresión para las iniciales, que fueron añadidas a mano, lo mismo que algunos detalles a color, iluminando el texto. Por ello, cada ejemplar es único.

En la actualidad sólo quedan tres ejemplares completos impresos en vitelo (pergamino fino de piel de animal), que se encuentran en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, en la Biblioteca Británica y en la Biblioteca Nacional de Francia. Quedan algunos volúmenes incompletos en el mismo material, pero la gran mayoría de los que perdura está impresa en papel.

Gutenberg 003 DSC02334

Detalle de la Biblia de Gutenberg correspondiente al Capítulo 1 del Evangelio de Lucas

Tuvimos dos ocasiones de admirar la Biblia de Gutenberg. Hace muchos años, una en papel en el campus de la Universidad de Texas en Austin, adquirida en 1978 por 2,4 millones de dólares. Recientemente, otra en pergamino, junto a la Gran Biblia de Mainz, en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, en Washngton D.C,

Obviamente es el incunable más valioso. Se denomina incunables a los libros impresos antes del año 1500.

LA IMPRENTA Y LUTERO

La creación de Gutenberg tuvo un doble impacto en el corazón de la Iglesia: permitió la rápida divulgación de las 95 Tesis por toda Europa y la posterior difusión de la Biblia en idioma alemán. La traducción de Lutero del Nuevo Testamento en su propia lengua se imprimió en septiembre de 1522, poniendo al alcance del pueblo el mensaje evangélico. No es exagerado afirmar que la lectura de la Biblia fue el combustible que encendió el fuego de la Reforma, algo que fue posible gracias a la invención de Gutenberg.

Gutenberg 005 DSC02337

Biblia de Gutenberg exhibida en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Nota: Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y son de su propiedad.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

 

 

Anuncios
Publicado en Books and literature, Curiosities, History, Literature, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

UNA CAMINATA POR PANACAM (PARQUE NACIONAL CERRO AZUL MEÁMBAR) (por Pablo R. Bedrossian)

Si Ud. viene por la carretera que une Tegucigalpa, la capital de Honduras, con San Pedro Sula, corazón industrial del país, encontrará a mitad de camino uno de los espejos de agua más bellos de Centroamérica, el Lago de Yojoa. Puede parar allí en el conocido Restaurante La Naturaleza para degustar los famosos pescados fritos de la zona o avanzar un corto trecho para hacer una excursión en lancha.

P1060051

Aunque el encuentro con los centenares de especies de aves que sobrevuelan el lago es asombroso, si no conoce la zona puede perder lo mejor: El Parque Nacional Azul Meambar, popularmente por su acróstico, PANACAM.

Panacam 001 DSC05520

Nuestro punto de inicio es el Panacam Lodge, un hotel de montaña administrado por la ONG Aldea Global. Para llegar, viajando de Tegucigalpa a San Pedro Sula se debe doblar a la derecha en La Guama, y ascender 7 kilómetros por un camino de piedra para el cual no se necesita un vehículo con tracción 4 x 4, salvo en ocasiones de grandes tormentas.

Panacam 010 P1190621

Al final del camino hay un pequeño puesto de control del ejército, e inmediatamente aparece el lodge en un entorno natural intensamente verde, rodeado de cerros. Seguramente al llegar a la recepción observará diferentes especies de colibríes en pleno vuelo o alimentándose en los comederos.

Panacam 003 DSC05511

El lugar es ideal para los que aman el treakking, el hiking y todo tipo de senderismo. Además, para los observadores de aves es un verdadero paraíso. Según eBird, la base de datos más utilizada en el mundo por los birdwatchers, Panacam Lodge es el quinto lugar de Honduras con más especies observadas, 309 a agosto de 2017, una cantidad mayor a la que se registran en algunos países.

Panacam 000 P1190825

No sólo la fauna sorprende. Es un lugar ideal para relajarse y meditar. Lejos ruido de las grandes ciudades, el soplo de una brisa o el canto de los pájaros nos permite desconectarnos de las preocupaciones y renovar nuestra visión de nosotros mismos y de las circunstancias que atravesamos.

Panacam 011 P1190852

En mi último viaje descubrí una mejora en el restaurante del hotel, un amplio deck de madera donde uno puede dejar que la mirada se pierda entre el bosque y el cielo mientras disfruta de una taza del famoso café hondureño.

Panacam 002 DSC05553

Siempre que visité PANACAM encontré joyas. Por ejemplo, un White-collared Manakin (cuyo nombre científico es Manacus candei), un ave que nunca se queda quieta, y, por lo tanto, difícil de fotografiar.

Panacam 012

RECORRIENDO EL SENDERO SINAÍ

Sin embargo, hoy quiero compartir acerca del sendero Sinaí, un paseo por la montaña de 6.5 kilómetros que junto a un grupo de cinco birdwatchers recorrimos en la última visita: nuestro guía y amigo Romel Romero, Felipe Reyes, David Corea, el joven Abiel Martínez y quien escribe. Emprendimos el ascenso hacia lo alto de la montaña, livianos de ropa pero con nuestras cantimploras llenas y las cámaras fotográficas listas.

Panacam 004 DSC05406El camino no es muy empinado. Por el contrario, está diseñado para que cualquiera que esté en buena forma puede recorrerlo. Va subiendo lentamente, con algunos tramos planos donde es ideal hacer una pausa para admirar el entorno, visualizar aves y descansar por la subida.

Panacam 005 DSC05403

– ¡Colibrí! ¡Colibrí!

Avisó Romel, nuestro guía y maestro. Todos hicimos silencio para observarlo. Era un Berylline Hummingbird, un hermoso picaflor cuyo nombre científico es Amazilia beryllina.

DSC05468

Tardamos unos 20′ para llegar a una torre de avistamiento hecha de madera. Como aún era temprano y recién amanecía, el espléndido bosque se vía como un manto gris oscuro cubierto de niebla. Decidimos seguir el ascenso mientras el sol despejaba el cielo y el cerro comenzaba a revelar su verdor. Como en un bosque encantado, a cada paso algo nos sorprendía: hongos de diversos colores, mariposas de colores o ranitas de montaña.

Panacam 007 DSC05360

Sin previo aviso unos loros poco comunes, llamados en inglés es Brown-hooded Parrot (nombre científico Pyrilia haematotis) salieron a nuestro encuentro. Nos detuvimos unos momentos para observar cómo elegían los frutos

Panacam 008 DSC05385

Poco después llegamos a un amplio mirador. Recorrer la distancia entre la torre y el mirador nos tomó algo menos de media hora. Desde allí la vista que se extendía hasta el lago nos maravilló.

Panacam 012 DSC05363

Mientras degustábamos una burrita (una pequeña merienda para tener fuerzas en lo que restaba del camino), un Green Honeycreeper (nombre científico Chlorophanes spiza) posó para nosotros. Era un macho, pues esta especie presenta lo que se conoce como dimorfismo sexual: el macho es visiblemente diferente de la hembra, que en esta especie es intensamente verde.

Panacam 014 DSC05412

A medida que ascendíamos iba cambiando el clima y la vegetación. Una experiencia memorable fue cerrar los ojos y escuchar. La sinfonía de pájaros alrededor nuestro nos permitió conectarnos con la naturaleza de un modo profundo. Lejos quedaban los ruidos  molestos de la ciudad. Además, la hermosura de la naturaleza continuaba sorprendiéndonos.

Panacam 008 DSC05417

Como saben los birdwatchers, observar aves en el bosque es mucho más difícil que en campo abierto. Por eso avanzamos silenciosamente hasta la cima. Allí, entre la densa vegetación, pudimos atisbar el otro lado de cerro. Antes de iniciar el descenso vimos a nuestra derecha el pico más alto de esta formación geológica. Mientras tanto, delante se extendía toda la falda del cerro cubierta de verde.

DSC05426Poco después de iniciar un intensivo descenso, notamos un brusco cambio en el entorno que nos rodeaba. La forestación era diferente y por un momento las voces de las aves se hicieron inaudibles.

Panacam 016 DSC05429Pocos metros más adelante llegamos a un lugar emocionante: el sitio donde las cámaras trampa habían fotografiado meses atrás a un puma; avanzamos por el estrecho sendero donde el poderoso felino había dejado sus pisadas. Escuchamos un Red-capped manakin, una de las aves más bellas y curiosas de Honduras, debido a su famoso baile.  Intentamos encontrarlo entre la maleza -que en Centroamérica se conoce como zacate– pero, pese a los intentos de Romel, fue imposible. Nos dejó un buen motivo para regresar. Pero allí mismo, en ese lugar, otros pájaros pusieron color y movimiento a la mañana que ya se iba convirtiendo en mediodía.

Panacam 016 DSC05479

Descendiendo otro buen trecho, llegamos a una cascada cuyo raudal cae desde unos 10 metros de altura. El agua fresca, la suave brisa, el vuelo de los vencejos y las gruesas piedras crean un oasis luego del intenso recorrido. Al estar al amparo de un pequeño cañón, su sombra ayuda a menguar el calor.

Panacam 017 DSC05444

Cruzamos un puente colgante y subimos unos metros; nuevamente multitud de pájaros cantaron alrededor nuestro.

Panacam 018 DSC05456

Muchos pertenecían a distintas especies de colibríes. Abiel y Romel nos ayudaron a identificarlos entre la espesura del bosque. Pareciera que esas aves diminutas hubieran estado esperando por nosotros.

Panacam 017 DSC05517

Panacam 019 DSC05545

La visita se acababa. Unos veinticinco minutos después arribamos a nuestro punto de partida. Un suculento almuerzo en el restaurante del Panacam Lodge aguardaba por nosotros.

NOS VAMOS PARA VOLVER

Cada vez visita a PANACAM ofrece algo diferente gracias al manejo que desde 1992 el Proyecto Aldea Global realiza sobre este bello parque nacional. Debido a su excelente gestión, esta ONG obtuvo en 2009 el Premio Nacional del Ambiente en la Categoría Institucional, que otorga la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (SERNA) y la Fundación Cervecería Hondureña para el Ambiente.

Panacam 020 P1190855

Proyecto Aldea Global es una propuesta inclusiva que promueve la participación activa de los municipios y comunidades de la región.

Panacam 022 P1350817

El día se termina. Uno puede elegir quedarse o regresar en otra ocasión. Prefiero la primera opción, pues los colores del atardecer son demasiado bellos como para perdérselos. Si piensa visitar Honduras y ama la montaña y la naturaleza va a disfrutar de este magnífico lugar.

Panacam 023 P1190642

Nota: Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y son de su propiedad.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

Publicado en Nature, Travels, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“LA DÉCADA SAKEADA” DE FERNANDO IGLESIAS (por Pablo R. Bedrossian)

La década sakeada 01La Argentina del siglo XXI presenta una grieta surgida durante los sucesivos gobiernos del matrimonio Kirchner. Para algunos, sus mandatos representaron la reivindicación de sectores marginados; para otros, fueron un monstruoso circo de soberbia, prepotencia y corrupción. Los defensores del relato kirchnerista, llaman a esos 12 años de gobierno, la década ganada. El autor, situado en el lado opuesto, prefiere llamarla “La década sakeada” conjugando en el título del libro el saqueo oficialista con la primera letra del apellido de sus figuras descollantes.

Contundente, y sin medias tintas, el libro comienza exponiendo cifras que contradicen aquel relato K. Expone el comportamiento macroeconómico utilizando extensas tablas y series de datos que demuestran, por ejemplo, la caída del PIB y de la producción industrial o el aumento de la pobreza, pese al incremento del gasto público y dentro de él, el llamado gasto social.

La segunda parte abunda también en cifras que hablan por sí mismas, pero desarrolla un análisis causal. Para Fernando Iglesias, ex diputado nacional argentino por la Coalición Cívica, el peronismo es un cáncer que carcome a la sociedad argentina y presenta múltiples metástasis; por ejemplo, el clientelismo, el feudalismo de los barones del conurbano, la manipulación de los derechos humanos, el ataque al periodismo no alineado, o cuestiones aún peores como el pacto secreto con Irán, la sospechosa muerte del fiscal Alberto Nisman, la connivencia con el narcotráfico y el crimen organizado y la monstruosa red de corrupción que comenzó a destejerse con la valija de Antonini Wilson y llegó a su máximo clímax con los bolsos de López y la causa Hotesur, pasando por los turbios negocios de Lázaro Báez y Cristóbal López.

La década sakeada 02Es obvio que para el autor no hay lugar para los grises y el silencio es signo de complicidad. La parte más rica de su libro es probablemente la tercera, donde analiza en qué medida el kirchnerismo se comporta como el peronismo. Dice allí “ambos han terminado convirtiéndose… en lo contrario que prometieron ser[1]”. El tramo más interesante lo dedica al Club del Helicóptero, inaugurado por Fernando De la Rúa. En referencia a la negativa de Cristina Kirchner de transferir formalmente el mando presidencial a Mauricio Macri, dice “La inexistencia de foto de entrega del bastón presidencial tuvo un significado transparente para la Militancia K. Su ausencia explicitó que el kirchnerismo no considera la asunción de Macri como parte de la natural alternancia democrática-republicana sino como un acto de destitución del único poder popular legítimo, el kirchnerista”[2]. Tras ese párrafo, documenta frases que abonan esa hipótesis.

Quizás la parte menos atractiva es la última, donde dedica varias páginas a una suerte de parlamento supranacional que propone como garante del sistema democrático.

En cuanto a la redacción diría que es una obra maximalista. El autor, si bien usa un lenguaje muy florido, a veces es demasiado barroco; podría decir lo mismo en menos páginas. No es un libro de lectura rápida. Requiere atención y pensamiento. Del mismo modo que aunque soy un hombre de fe recomiendo los creyentes leer “Por qué no soy cristiano” de Bertrand Russell, creo que este libro merece ser leído, debatido y rebatido por kirchneristas, no desde la entraña, sino con la razón. Su descalificación automática sólo reforzaría los dichos del autor.

REFERENCIAS

[1] Iglesias, Fernando, “La década sakeada”, Margen Izuierdo, Buenos Aires, Argentina, 2016, p.423

[2] Op. cit., p.421

La década sakeada 01

Publicado en Literature, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

CÓMO VISITAR SIBIU, CAPITAL EUROPEA DE LA CULTURA 2007 (por Pablo R. Bedrossian)

061 DSC00607

Transilvania es mundialmente conocida por la leyenda del conde Drácula. Pero la joya más preciada de ese misterioso territorio rumano no es el famoso Castillo de Bran, sino Sibiu, Capital Europea de la Cultura 2007.

001 DSC00659

Durante muchos siglos Europa no tuvo fronteras precisas; no conocía el concepto moderno de república. Era un conjunto disperso de reinos, y predominaba la noción de pueblos[1]. En ese contexto, tal como otras ciudades de la Transilvania, Sibiu fue fundada por colonos provenientes de la Germania que llevaron allí su cultura, su fe y sus tradiciones[2]. Erigida en el siglo XII, recibió el nombre de Hermannstadt. Su escudo perdura desde tiempos medievales hasta la fecha.

DSC00896

Con el paso de los siglos, Sibiu se convirtió en un importante centro político y social. Incluso fue la capital del Gran Principado de Transilvania entre 1692 y 1791. Vivió su época de gloria bajo el gobierno de Samuel von Brukenthal (1727-1803), representante de la Casa de Habsburgo, que ostentaba el poder imperial sobre amplios territorios de Europa.

043 DSC00800

Tras la caída del Imperio Austrohúngaro al finalizar la 1ª Guerra Mundial, Sibiu pasó a formar parte del reino de Rumania. A pesar de ello, hasta la 2ª Guerra Mundial fue la ciudad rumana con mayor población alemana.

044 DSC00801

Su centro histórico, de distinguida arquitectura sajona, está en proceso de ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

002 DSC00805

CÓMO VISITAR SIBIU

El centro histórico de Sibiu es peatonal y está constituido por tres bellas plazas rodeadas de coloridos edificios históricos. La Piaţa Mare (Gran Plaza), un amplio espacio abierto sin árboles ni esculturas, donde se encuentran los edificios públicos más importantes, la Piaţa Mică (Plaza Pequeña), con sus restaurantes al aire libre, mercadillos, tiendas y el famoso Puente de los Mentirosos, y la Piaţa Huet (Plaza Huet), la más antigua, donde se encuentra la monumental Iglesia Evangélica.

A. PIAŢA MARE

El punto de partida obligado es la Gran Plaza. Este enorme rectángulo embaldosado ha sido desde el comienzo el epicentro de la vida publica de la ciudad. Está rodeado de edificios importantes y viviendas de distintos colores pasteles, construidos en distintas épocas y estilos; es una excelente muestra del poderío económico de la ciudad entre los siglos XVI y XVIII.

062 DSC00613

1. AYUNTAMIENTO

La construcción más llamativa es probablemente el del Ayuntamiento, de estilo ecléctico con influencia del academicismo francés. En la planta baja hay una oficina de turismo que ofrece información a los visitantes pero el mayor atractivo reside en su fachada.

002 DSC00650

Observe el techo en pizarra, un mascarón femenino sobre la ventana oval y las guirnaldas con motivos propios del art nouveau.

002 DSC00667

2. PALACIO BRUKENTHAL

Este edificio, separado del Ayuntamiento por una calle, fue construido en el último cuarto del siglo XVIII en estilo barroco vienés. Fue la residencia de Samuel von Brukenthal, quien rigió el destino de Sibiu en el siglo XVIII, representando al emperador que residía Viena.

006 DSC00655

El gobernador legó su importante colección de arte a la Iglesia Evangélica. En 1817, la mansión se convirtió en el primer museo de Rumania. Entre las obras más importantes del Museo Brukenthal se encuentra el famoso “Hombre de gorro azul” de Jan Van Eyck (1390-1441), pintura de impactante realismo fotográfico, y excelentes obras de arte europeo, de Lotto, Tiziano, Pieter Brueghel el Viejo El Viejo, Pieter Brueghel el Joven, Rubens y muchos otros.

Hombre de Gorro Azul (Van Eyck)

3. CASA ALBASTRĂ (CASA AZUL)

La vecina Casa Azul es parte del Museo Nacional Brukenthal. Aunque sus cimientos se remontan al siglo VX, el Barón Lambert von Morringer la transformó en el siglo XVIII en un edificio de estilo barroco tardío. Contiene la Galería de Arte Rumano. Un dato poco conocido es que en 1769 alojó la primera sala de teatro del país.

004 DSC00666

4. IGLESIA CATÓLICA

Del otro lado del Ayuntamiento se encuentra la Iglesia Católica, construida en el siglo XVIII por iniciativa de los jesuitas. Aunque su diseño es sobrio, se destaca la torre del reloj y la cúpula que la corona.

001 DSC00792

Esta iglesia parroquial fue construida entre 1726-1733. En 1738 se le añadió un campanario.

009 DSC00636

Está dedicada a la Santísima Trinidad; su interior es sobrio. Recordemos que los sajones de Sibiu mayoritariamente adherían a la Reforma y que el pueblo rumano pertenece a la Iglesia Ortodoxa.

DSC00902

5. TURNUL SFATULUI (TORRE DEL CONSEJO)

Esta torre, que probablemente fue erigida en el siglo XIII o XIV, es un de los símbolos de la ciudad. Se la llama así porque el edificio vecino era el sitio de reunión de los concejales municipales.

025 DSC00798

Se puede subir y tener desde arriba amplias panorámicas de la Piaţa Mare y de la Piaţa Mica.

DSC00917

Fue reconstruida en varias ocasiones y su mayor atractivo está en su diseño exterior.

6. LOS OJOS DE SIBIU

El sur y el este de la Gran Plaza están cercados por bellos edificios en colores pasteles, de dos o tres plantas.  En sus tejados rojos a dos aguas se observan unas aberturas curvas características que sirven de claraboyas, conocidas por su llamativo aspecto como los ojos de Sibiu.

011 DSC00614

B. PIAŢA HUET (PLAZA HUET)

Su trazado corresponde a los límites de la ciudad amurallada original. En ella se ubica la imponente Iglesia Evangélica.

7. IGLESIA EVANGÉLICA

017 DSC00696

Hay documentación que prueba la existencia de una iglesia en el lugar a fines del siglo XII. A partir del siglo XIII hasta la primera mitad del siglo XVI el edificio se transformó poco a poco en una monumental joya arquitectura gótica sajona. En 1545, la ciudad, que era católica, se volvió protestante, y el templo pasó a ser el corazón de la pujante Reforma en Transilvania. En la Oficina de Turismo que funciona en el Ayuntamiento me aclararon que la iglesia no es luterana sino evangélica, términos que para algunas personas pueden parecer sinónimos.

017 DSC00675

No es casualidad la ubicación frente al templo del Colegio Brukenthal, señalando los valores humanísticos que la sociedad de Sibiu considera atemporales. La estatua de bronce situada entre la escuela y la iglesia representa al  obispo evangélico Georg Daniel Teutsch (1817-1893), con su hábito eclesiástico, quien fuera, a la vez, profesor, investigador, historiador y político.

DSC00681

Tip: Tómese un descanso en la Piaţa Huet, disfrutando de un buen momento en Cafe Wien, un apacible y delicioso lugar.

DSC00685

8. TURNUL SCĂRILOR Y PASAJUL SCĂRILOR (TORRE Y PASAJE SCĂRILOR O DE LAS ESCALERAS).

La Torre de las Escaleras, erigida en el siglo XIII, era uno de los ingresos a la primitiva ciudadela. Hoy a través de unas escaleras nos da acceso a la zona más antigua de la ciudad.DSC00728

Pase por el debajo del arco e ingrese al Pasajul Scărilor que invita a recorrer el viejo barrio medieval.

033 DSC00740

Es un pasaje en piedra y ladrillo del siglo XIV, que posee escaleras que conectan la Ciudad Alta con la Ciudad Baja.

034 DSC00736Fue restaurado en 1860 y 2006. Las cuatro casas situadas a lo largo de este pasaje, con numeración del 1 al 4, se construyeron en los siglos. XV y XVI.

DSC00738

C. PIAŢA MICA (PLAZA PEQUEÑA)

Aunque obviamente menor que el de la Piaţa Mare, La Piaţa Mica es un amplio espacio que en la Edad Media albergaba el mercado de la ciudad, y en la actualidad contiene tiendas, restaurantes, ventas al aire libre y museos, en una atmósfera de diversión y movimiento.

019 DSC00672Además, por ella se accede al famoso Puente de las Mentiras, a la Torre del Concejo que ya hemos mencionado y a la Piaţa Mare, con la que está íntimamente comunicada.

020 DSC00693Fue construida entre los siglos XIV y XVI y sufrió numerosas modificaciones, incluyendo la demolición de edificios que ocupaban su centro. La calle Ocnei la divide en dos, con arquitecturas diferentes que valen la pena detenerse a admirar.

021 DSC00705

9. PUENTE DE LAS MENTIRAS

Llamado en rumano Podul Minciunilor, es el puente más antiguo de hierro forjado existente en Rumania. Levantado en 1859, corre sobre la mencionada calle Ocnei. Supuestamente el nombre surgió de un juego de palabras: El nombre original alemán fue Liegenbrücke, vocablo casi homófono con Lügenbrücke, que significa Puente de las Mentiras, nombre que prefirieron utilizar, no sin picardía, algunos vecinos. Sin embargo, es más común escuchar que se debe a las tramoyas que armaban allí los comerciantes o a los amantes que allí se juraban “amor eterno”.

023 DSC00711

10. CASA ARTELOR (CASA DE LAS ARTES)

La Casa de las Artes en encuentra en lo que fue la antigua sede del gremio de los carniceros, muy cerca del Puente de las Mentiras. Mencionado por primera vez en 1370, es un amplio edificio con arcadas que crean un amplio y luminoso pasillo cubierto. Ocupado por tiendas es un lugar ideal para comprar coloridos íconos ortodoxos.

028 DSC00720

11. CASA LUXEMBURGO

Esta bella construcción asimétrica de intenso color rosado es el resultado de la fusión de dos construcciones góticas.

022 DSC00709El edificio original es del siglo XV, cuando se construyeron los tres primeros niveles. El ático fue agregado en el siglo XVIII. El nombre oficial lo recibió en 2005 cuando fue visitado por el Príncipe de Luxemburgo. Hoy funciona como hotel.

022 DSC00889

 D. YENDO HACIA EL SUR

Desde la Piaţa Mica es muy fácil regresar a la Piaţa Mare; son sólo unas pocas decenas de pasos. Busquemos allí la calle peatonal Nicolae Bălcescu y caminemos en dirección al sur.

12. STRADA NICOLAE BĂLCESCU

Es la calle peatonal más importante de Sibiu. Comunica la Piaţa Mare con la Piaţa Unirii. Tiene un trazado levemente serpenteante, cuyo origen se remonta al siglo XIV.

051 DSC00817Hay un documento de 1492 que ya la menciona, bajo el nombre de calle Heltensis; sin embargo, la mayoría de sus edificios fueron levantados en los siglos XIX y XX. Es un lugar de tránsito y esparcimiento. A ambos lados ofrece tiendas y restaurantes.

DSC00824

13. STRADA CETĂȚII (CALLE DEL CASTILLO O DE LA CIUDAD)

Al final de la strada Nicolae Bălcescu, conviene doblar a la izquierda y tomar la Strada Cetății, que a pocos metros hace una curva a la izquierda. En el lado izquierdo se levantan casas y edificios que corresponden a la segunda mitad del siglo XIX y a principios del siglo XX, y del lado derecho, un parque donde está una de las viejas murallas de la ciudad y tres torres defensivas (“turnuls”).

DSC00850 Además, al iniciar el recorrido por la Strada Cetății se observan edificios que se encuentran fuera del casco histórico, tales como la enorme Tienda Dumbrava.

013 DSC00620

También se divisan otras construcciones con arquitectura típicas de la ciudad.

014 DSC00625

012 DSC00618

14. TURNUL DULGHERILOR Y TURNUL ARCHEBUZIERILOR (TORRE DE LOS CARPINTEROS Y TORRE DE LOS ARCABUCEROS)

En la Strada Cetății perdurantres torres que formaban parte del tercer anillo amurallado de la ciudad. La primera en el camino es la la Turnul Archebuzierilor, en español, Torre de los Arcabuceros o Armeros, de planta octogonal. Recibe su nombre de las aberturas en forma de ojo de cerradura ubicadas en el primer nivel, desde donde podían disparar los arcabuces.

DSC00622

Pocos metros más adelante se encuentra la Turnul Olarilor, la Torre de los Ceramistas, de planta rectangular.

DSC00623

Un pasillo de madera elevado y techado la comunica con la Turnul Dulgherilor, en español, Torre de los Carpinteros.

054 DSC00833

El pasillo se puede visitar y recorrer por dentro.

058 DSC00854Durante mi visita, las construcciones estaban siendo restauradas por una fraternidad de viajeros alemanes que se apoyan de donaciones. De las tres torres, la más famosa y quizás la mejor conservada es la Turnul Dulgherilor. 

DSC00627

Todas fueron construidas en el siglo XIV. Tras varias reformas, se cree que adquirieron su actual fisonomía en el siglo XVI.

Tip: Vale la pena cenar o tomar algo en Bistro Salut, enfrente de las torres. Lo reconocerá fácilmente por el reloj que está en su frente.

046 DSC00628

E. OTRAS PERLAS DE SIBIU

15.  CATEDRALA SFÂNTA TREIME (CATEDRAL ORTODOXA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD)

Perdiéndome entre las callejas empedradas de la Ciudad Baja, hallé uno de sus tesoros ocultos, la Catedral Ortodoxa de la Santísima Trinidad (en rumano Catedrala Sfânta Treime), a unas diez cuadras del centro neurálgico que constituyen las tres plazas.

037 DSC00749

Fue construida tomando como modelo la Iglesia de Santa Sofía en Constantinopla.

037 DSC00748Erigida en una calle y no en una avenida, no ofrece una buena perspectiva para la fotografía de su exterior, pero por dentro asombra por su intensa policromía. No deje de visitarla.

DSC00775

16. STRADA MITROPOLIEI Nº 13, CASA CU CARIATIDE (CASA CON CARIÁTIDES)

Construida en 1786 en estilo barroco tardío, es una de las residencias más famosas de Sibiu. En ella vivieron importantes personalidades de la nación. En su frente, sorprenden dos estatuas hechas en piedra, de 2,80 metros de altura cada una, que representan a dos mujeres jóvenes sobre sendos pedestales de piedra, sosteniendo el balcón. Aunque en pobre estado de conservación, posee ese sobrecogedor encanto de la decadencia.

035 DSC00741

17. STRADA ARHIVELOR (CALLE ARHIVELOR)

Esta calle tiene edifcios interesantes y termina en un arco a través del cual se ingresa en la Piaţa Mare.

En el Nº 3 se ubica el enorme edificio de los Archivos Estatales (en rumano, Arhivele Statului), por el que recibe el nombre la calle. Ocupa toda la manzana y tiene seis cuerpos. Fue diseñado en el año 1900 el arquitecto W. Josef Bedeus, conjugando elementos diversos.

060 DSC00863

En el Nº 1 también hay otra distinguida obra del arquitecto W. Josef Bedeus. Levantada a principios del siglo XX, en el sotano se encontraron restos de una casa del siglo XV.

DSC00865

DSC00867

Finalmente cruzamos el arco y estamos de regreso en la Piaţa Mare.

005 DSC00631Puede ser que al llegar encuentre una sorpresa, tal como me ocurrió. Había un Festival de las Colectividades que fue una maravillosa combinación de música y color.

DSC00947

Si puede, no deje de visitar Sibiu, y, si no, disfrute de esta ciudad a través de las imágenes. No se va a arrepentir.

VIDEOS DE SIBIU:

1. Gran Plaza – Piaţa Mare

2. Plaza Pequeña – Piaţa Mica

3. Catedral Ortodoxa de la Santísima Trinidad – Catedrala Sfânta Treime),

4. Festival de Colectividades, Gran Plaza – Piaţa Mare

BONUS: ACERCA DE HERMANNSTADT Y LOS SAJONES

En 1901, el 55% de la población de Sibiu (o como se llamaba, Hermannstadt) era de origen alemán, en 1930 un 47%, en 1956 un 27% y en 1992 sólo un 3%. Una tendencia similar se verifica en el ámbito religioso: en 1910, vivía en Sibiu  un 42% de evangélicos y en el 2000 sólo un 2% (más un 2% de reformados). Aún sobreviven testimonios de aquella fe evangélica, como la curiosa inscripción en el tímpano de una abertura en el Nº1 de la calle Arhivelor.

047 DSC00629

Esta brusca disminución se debió a la expulsión de los alemanes luego de la 2ª Guerra Mundial por parte de los rusos. Incluso muchos fueron detenidos y hubo quienes fueron deportados a Siberia; otros, se vieron obligados al exilio. En la actualidad el 95% de la población de Sibiu es rumana y el 91% pertenece a la Iglesia Ortodoxa.

Estos datos fueron obtenidos de una maravillosa obra titulada “Hermannstadt: Portrait einer Stadt in Siebenbürgen” (que traducido del alemán significa “Sibiu: Retrato de una ciudad en Transilvania”, de Hermann y Alidi Fabini, editado por Monumenta & AKSL en 2003. No hablo alemán, pero las imágenes del libro hablan por sí mismas.

PRB155

REFERENCIAS:

[1] Nótese que la Italia moderna fue constituida en 1861 y Alemania en 1870.

[2] Por ejemplo, en Brasov se encuentra la Biserica Neagră, la catedral más grande del este europeo, que no es católica sino luterana. Fue construida en estilo gótico por la comunidad de sajones transilvanos durante la década de 1380. En la actualidad, la mayoría de los rumanos pertenecen a la Iglesia Ortodoxa.

Nota: Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y son de su propiedad, a excepción de la foto de la pintura “Hombre de Gorro Azul”, tomada del website de  Fine Art America - Buy Art Online , https://fineartamerica.com/featured/portrait-of-a-man-with-a-blue-chaperon-celestial-images.html.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

PARA VIAJEROS, AVENTUREROS, CURIOSOS Y AMANTES DE LA CULTURA Y LA FOTOGRAFÍA

Si desea conocer más de Sibiu, Rumania o Europa, lo invitamos a leer las siguientes notas:

Publicado en Travels, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“CRÍMENES IMPERCEPTIBLES”, EL POLICIAL MATEMÁTICO DE GUILLERMO MARTÍNEZ (por Pablo R. Bedrossian)

Crímenes imerceptibles 01Según Borges, cuando Edgar Allan Poe creó el género policial engendró al mismo tiempo un tipo de lector, que trata de encontrar en el texto señales que develan un misterio[1]. Este proceso deductivo es parte de una tácita complicidad entre el autor, que va dejando hilos sueltos, y ese lector, que debe unirlos.

Como ya hemos escrito, en este tipo de intrigas prima la economía del relato, donde “nada sobra y nada falta”. Por lo tanto, ningún detalle queda librado a la casualidad. Lo que parece una descripción banal termina siendo una mención calculada del escritor, cuyo verdadero significado se revela en otro momento de la historia.[2].

Dentro del género policial, los crímenes seriales han propiciado una vuelta de tuerca: se trata de descubrir el patrón que sigue el asesino. El desafío para el lector es identificar cómo se forma la cadena para atrapar al homicida justo antes que agregue su próximo eslabón. Esto excede la literatura y se ha vuelto común en el cine, como en el caso de Murder 101 (que a la vez parodia cómo se escribe una buena novela policial) o Seven (que en países de habla hispana se tituló Pecados capitales). Estos relatos se enfocan en la presunta psicología del criminal que lo lleva a actuar inexorablemente de un determinado modo.

Crímenes imerceptibles 02Precisamente, “Crímenes imperceptibles”, la novela del escritor argentino Guillermo Martínez plantea hechos que el protagonista con la ayuda de un experto intenta concatenar. Se trata de una sucesión de muertes que parecen naturales, pero son puestas bajo sospecha por un entorno plagado de rencor y vanidad.

Traducida a 35 idiomas y llevada al cine bajo el nombre de Los crímenes de Oxford, contiene elementos autobiográficos, pues el escritor, tal como el personaje principal, es un matemático argentino que ha viajado como becario a Inglaterra, donde transcurren los hechos. Ese sesgo matemático tan proclive a encontrar patrones, como el John Nash retratado en A beautiful mind (la película Una mente brillante), es el paradigma bajo el cual se construye el relato.

Como leí en la introducción de la edición de Planeta, en un relato policial hay dos historias: la del crimen y la de la investigación; dicho de otro modo, la del asesino y la de su perseguidor. Sin embargo, aunque los indicios nos sugieren cómo sucedieron los hechos, tal como Kühn atribuye de los científicos[3], a veces vemos sólo lo que queremos ver. No quiero contarle más; paso a dejar el misterio en sus manos. Lea “Crímenes imperceptibles” y después me cuenta.

[1] Borges, Jorge Luis, “Borges Oral”, Emecé Editores / Editorial de Belgrano, Buenos Aires, Argentina, 1979, p.66

[2] Bedrossian, Pablo, “Vemos lo que leemos – Breve ensayo acerca de la novela de intriga”, https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/03/21/vemos-lo-que-leemos-breve-ensayo-acerca-de-la-novela-de-intriga-por-pablo-r-bedrossian/ 2014

[3] Kühn, Thomas S., “La estructura de las revoluciones científicas”, Primera edición en inglés, 1962, Primera edición en español (Fondo de Cultura Económica, México), 1971, Octava reimpresión (FCE, Argentina), 2004, p.26

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

 

PARA LOS AMANTES DEL GÉNERO POLICIAL Y LAS NOVELAS DE INTRIGA

Si desea leer más sobre el tema, lo invitamos a leer

Publicado en Books and literature, Literature, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

LOS PASAJES CORONDA Y BURGOS Y EL MERCADO DEL PROGRESO (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

“Caballito está en el centro de Buenos Aires, y Coronda debe estar en el centro de Caballito.” (Laura Restrepo, escritora colombiana, en su novela “Demasiados héroes”)

DSC01002

 EL RECUERDO

Pocas calles en Buenos Aires tienen forma de L. Una de ellas, el pasaje Coronda, es una perla oculta del barrio de Caballito. De niño me llamaba la atención su curioso trazado: nacía en la avenida Juan Bautista Alberdi; tras una cuadra hacía un codo evitando chocar con un robusto edificio, para luego morir a pocos metros en la calle Centenera.

Pasaron los años y descubrí que la calleja que se abría en Centenera ya no se llamaba Coronda sino Burgos, y que lo que veía al final del primer tramo era la parte posterior un mercado. Sin embargo, el pasaje conservaba su atmósfera íntima, alejado del tránsito y el bullicio. Me propongo contar aquí algo de su historia.

DSC01003

LOS ORÍGENES: EL PASAJE CORONDA Y EL MERCADO DEL PROGRESO

Un hecho marca un antes y un después en la vida del pasaje Coronda: La construcción del Mercado del Progreso en 1889. Hasta ese momento no tenía denominación oficial. Se extendía entre Rivadavia y Juan Bautista Alberdi, corriendo paralelo a Centenera, que en aquel momento se llamaba calle Silva[1]. Según un artículo de la revista barrial Horizonte, cuando se lotearon los terrenos donde se construiría aquel centro comercial, la actual Coronda era una calle de tierra conocida como Pasaje del Mercado. En la “Guía de Cartografía Histórica de la Ciudad de Buenos Aires (1854-1900)” no encontramos ninguna referencia a una Calle o Pasaje del Mercado en la zona, por lo que también es posible que haya adquirido ese nombre desde la fundación del Mercado del Progreso hasta ser designado Coronda seis años después.

La familia Ocantos, emparentada lejanamente con Narciso Laprida, el famoso presidente del Congreso de Tucumán de 1816, adquirió en 1880 una residencia vecina denominada La Quinta del Caballito. Fue su propietaria cerca de una década, utilizándola como casa de verano. El terreno ocupaba la manzana que hoy limitan la avenida Rivadavia, la calle Del Barco Centenera (que, como dijimos, en aquel entonces se llamaba Silva), la avenida Juan Bautista Alberdi y la calle Cachimayo, que hasta 1895 se conoció como calle Ocantos[2].

DSC01005

Construido por la Sociedad de Progreso de Caballito frente a aquella quinta de los Ocantos, y al lado de un edificio en ruinas, el Mercado del Progreso se inauguró el 9 de noviembre de 1889 literalmente con bombos y platillos, pues, participaron en el acto dos bandas de música. Hubo una bendición religiosa por el párroco de Flores, el padre Feliciano De Vita, impulsor de la construcción de la actual basílica de San José de Flores[3],[4]. Para coronar la celebración, se realizó una reunión social en el Hotel Roma[5].

El mercado marcó un hito en la vida del barrio. Generó empleos mayoritariamente para inmigrantes, teniendo como principales clientes a los vecinos de los barrios de Caballito, Flores y Almagro.

EL MERCADO

DSC01006

El Mercado del Progreso disponía de dos niveles: la planta baja estaba ocupada por locales comerciales y la planta alta por viviendas. Para su construcción se utilizaron hierro, ladrillos y mármol. El diseño priorizó la ventilación y la limpieza, signos de modernidad de la época. Los sectores al aire libre se cubrían con toldos para preservar la mercadería. Transcribimos lo que el sitio web del Mercado cuenta de sus orígenes:

“El pabellón central estaba exclusivamente reservado a la venta de carne. Completamente libre, sin paredes que impidieran circular libremente el aire, y cerrados los puestos durante la noche por planchas de hierro, tenía una excelente ventilación directa. En una de las galerías laterales donde había anchas tablas de mármol con fuentes de aguas constantes, se vendía exclusivamente pescado que podía ser lavado y aún conservado en agua con gran comodidad. El resto de las galerías estaban dispuestas para la venta de hortalizas y frutas. En total eran 53 puestos. El mercado estaba bien provisto de agua por medio de dos fuentes colocadas en el centro. Todos los departamentos estaban provistos de agua, de manera que la limpieza podía se inmediata y completa”[6].

EL NOMBRE CORONDA

Coronda 06 DSC00998

Al mercado se podía acceder por la avenida Rivadavia, la calle Silva (como dijimos, hoy Del Barco Centenera) y el pasaje Coronda, que adquirió su nombre definitivo en 1905, por la Ordenanza del 19 de mayo de ese año[7]. ¿Por qué Coronda? Según un artículo de la revista Horizonte, “recuerda una localidad santafecina del Departamento de San Jerónimo, originada en tierras que fueron de Juan de Garay”[8].

DSC00999Miguel Iusem va más allá y dice que “el nombre de Coronda proviene de la laguna, ciudad y puerto de Santa Fe homónimos, que tomaron para sí la palabra que los indígenas utilizaban para llamar la región. También es el nombre que recibió el triunfo de Estanislao López sobre Hortiguera en 1819 y sobre Ramírez en 1821, en el tiempo de los caudillos argentinos”[9].

INSEPARABLES

Coronda 05 DSC00996

La historia del Mercado del Progreso y el pasaje Coronda se entrelazan a lo largo del tiempo: “En 1920 la construcción sufre ampliaciones sobre el pasaje Coronda y lo incorpora como calle interna de servicio, allí se instalarían las cámaras frigoríficas”[10]. Allí Coronda pierde su acceso a Rivadavia.

Mercado del Progreso 03 DSC01007

 A fin de mejorar la experiencia de compra, entre 1929 y 1930 se reforma la fachada, incorporando elementos Art Déco, que había causado furor en la Exposición Internacional de París de 1925. Resaltan formas geométricas de estricta simetría, el nombre del mercado en grandes letras y un reloj[11].

Todo sugiere que, a partir del Mercado del Progreso, el pasaje Coronda se convirtió en la clave para resolver el problema de la carga y descarga de mercadería: el transporte ingresaba desde Alberdi y, una vez descargada su mercadería, salía por Centenera. Esta rudimentaria logística, que perdura hasta nuestros días, no ha impedido que las casas sobre Coronda sur ni sobre Coronda este (hoy Burgos) conformen una suerte de isla donde la vida parece transcurrir más lenta y tranquila.

Coronda 04 DSC00989

El tiempo pasó, Caballito se desarrolló como un importantísimo centro comercial de Buenos Aires, pero el pasaje Coronda y el Mercado del Progreso, como un matrimonio que permanece unido a pesar de los avatares de la vida, no perdieron su esencia. Quizás el acontecimiento más relevante fue la venta del Mercado en 1957 a raíz de una crisis financiera, pasando a manos de una sociedad anónima conformada por los arrendatarios, que supieron conservar la fisonomía del edificio[12].

EL PASAJE BURGOS

Burgos 02 DSC00988

Actualmente el pasaje Coronda nace en la parte trasera del Mercado y termina en la avenida Juan Bautista Alberdi al 900. La dirección del tránsito vehicular es de sur a norte. Hasta 1990 tenía el mencionado brazo lateral -mucho más corto-, que llegaba hasta la calle Del Barco Centenera. En ese año, aquel ramal pasó a llamarse Burgos por la Ordenanza N° 43.942/1989, B.M. N° 18.683, no apareciendo un nombre anterior[13]. La denominación proviene de la ciudad española situada en el norte de la península ibérica[14]. El pasaje Burgos nace en Centenera; es una vía angosta, de no más de 30 metros, que termina en el pasaje Coronda, con el que forma dos esquinas, poco antes que éste desemboque en el Mercado. Los vehículos circulan en dirección oeste – este.

Burgos 01 DSC00987

EL ÚLTIMO ACTO

Por la Norma 111/01 “declárase Sitio de Interés Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el Mercado del Progreso sito en la Avenida Rivadavia 5408 / 30 del Barrio de Caballito, con frente por la calle Del Barco Centenera y Pasaje Coronda”[15]. Con esta frase en un documento y la mención “Patrimonio del Barrio de Caballito” grabada en una placa, el Mercado del Progreso ingresó en 2001 en el selecto grupo de lugares que contienen valor patrimonial para la ciudad.

A partir de 2005 se comenzó a discutir la posibilidad de remodelar los pasajes Coronda y Burgos, que forman dos esquinas.

Coronda y Burgos DSC00994

Sin embargo, recién en 2008 se iniciaron las obras, que fueron inauguradas en febrero de 2009[16]. “El objetivo fue recuperar la esencia del comercio minorista en la zona de Primera Junta, en el barrio de Caballito reivindicando las veredas como lugares de tránsito peatonal y de encuentro entre vecinos. Se unificó la calzada con la vereda en los pasajes Burgos y Coronda, se reforzó la iluminación peatonal con farolas ornamentales y se renovó el arbolado y el equipamiento urbano”[17]. Se les dio una imagen renovada; para ello hubo dos elementos clave: la nivelación de aceras y calzada y la colocación de bolardos (un tipo de pequeños pilotes) para evitar el mal estacionamiento.

En cuanto al Mercado del Progreso, en la actualidad tiene 17 negocios ubicados hacia el exterior y 174 puestos interiores distribuidos en una superficie de 3600 m2[18]. A la izquierda del área de carga y descarga, hay un ingreso peatonal con rampa por el pasaje Coronda y un estacionamiento cubierto sobre Burgos.

EL MERCADO DEL PROGRESO Y EL PASAJE CORONDA EN LA LITERATURA

Varios artículos sobre el Mercado del Progreso repiten que Roberto Arlt ambientó allí su novela “El juguete rabioso”[19]. En realidad, no está ambientada allí, y tampoco nombra al Mercado del Progreso como tal, sino que, en una única mención, lo llama mercado de Caballito:

“Entré al mercado de Caballito, ese mercado que siempre me recordaba los mercados de las novelas de Carolina Invernizio”[20].

En su obra, Arlt habla otros mercados, como el Mercado del Plata, o de la feria de Flores; de Caballito menciona la vecina calle Rojas (cuya continuación es Centenera). El relato muestra al protagonista recorriendo diversos barrios de la ciudad para hacer sus ventas.

Mercado del Progreso 04 DSC01009Mucho más llamativa e interesante es la treintena de menciones a Coronda (en realidad, a una casa en el pasaje Coronda a la que identifica por el nombre del pasaje) que hace la escritora colombiana Laura Restrepo. Ubica su novela “Demasiados héroes” en Buenos Aires, a donde llegan los personajes Lorenza y Mateo, madre e hijo, en busca Ramón. Para ella el viaje es una reflexión sobre su antigua y peligrosa militancia en tiempos de la dictadura, mientras que para él es simplemente un camino hacia su padre. La autora, por ejemplo, escribe:

“Para Aurelia, Coronda fue la puerta a Buenos Aires”

“-¿Vivías en Coronda cuando yo aparecí”?

El tío Miche siguió viviendo en el Pasaje Coronda”.  

Incluso nombra la esquina vecina:

“Un sábado al mediodía regresaba de la florería cuando vio, en la esquina de Centenera y Alberdi…”

Sin embargo, el texto más interesante une el pasaje Coronda con el Mercado del Progreso describiéndolo:

“Hay un callejón que da a la parte de atrás del mercado popular del Progreso, en Primera Junta, barrio de Caballito. Se llama Pasaje Coronda, es el lugar de descargue de los camiones que surten al mercado de alimentos, y bien puede ser el menos memorable de los rincones de Buenos Aires. El número 121 de ese callejón es una especie de conventillo que aloja a varias familias; una construcción larga y precaria de un solo piso, en forma de tren, con fachada estrecha y nueve cuartos independientes entre sí y alineados hacia el fondo, que dan a un pasadizo común”[21].

DSC00992

Las precisas referencias muestran el carácter autobiográfico del texto: la escritora vivió en Argentina entre 1978 y 1982; parte de ese periodo lo vivió en el pasaje Coronda. “Yo estaba en un partido trotskista y vine porque pidieron militantes para ayudar en la clandestinidad. Sabía perfectamente a qué venía”[22].

Independientemente de las ideologías, la ganadora del Premio Alfaguara 2004 ha puesto al pasaje Coronda dentro de la literatura latinoamericana.  Aunque dice “bien puede ser el menos memorable de los rincones de Buenos Aires”, su obra lo recupera del olvido y le da un merecido lugar. Acaso, es también lo que intentamos nosotros al contar su historia.

CONOZCA EL PASAJE CORONDA

Lo invitamos a recorrer el pasaje Coronda, la entrada posterior del Mercado del Progreso y el pasaje Burgos a través de este video:

REFERENCIAS:

[1] “Los ‘Pasajes Ciegos’ de Caballito”, Revista Horizonte Año 16, Número 178, noviembre 2010, sin firma, p.11

[2] Montes-Bradley, Eduardo, “La Resurrección De Carlos María Ocantos”, Revista Hispamérica, Número 114. 2009

[3] Avellaneda, Luis, “La Basílica y su Historia – San José de Flores: Reseña histórica”, 2000, http://sanjosedeflores.blogspot.com/2011/04/san-jose-de-flores-resena-historica.html#more.

[4] Avellaneda, Luis, “Fechas para recordar en nuestra Parroquia”, Compilación del Bicentenario, 2006

[5] Mercado del Progreso, website oficial, http://www.mercadodelprogreso.com.ar/; la mayoría de esta misma data aparece en la nota de Parise, Eduardo, “Un joya fuera de las guías turísticas“, Diario Clarín, Buenos Aires, Argentina, https://www.clarin.com/ciudades/joya-guias-turisticas_0_SJ4KAXkjwXx.amp.html, 03/03/2014 y también en publicaciones del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que se pueden leer en www.buenosaires.gob.ar/areas/planeamiento_obras/pdf/humanizacion_1.pdf

[6] Mercado del Progreso, website oficial, http://www.mercadodelprogreso.com.ar/;

[7] Piñeiro, Alberto Gabriel, “Las calles de Buenos Aires, sus nombres desde su fundación hasta nuestros días”, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina, 2003, p.338

[8] Los ‘Pasajes Ciegos’ de Caballito”, Op. cit., p.11

[9] Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, p.29, Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971, p.47.

[10] Maronese, Leticia, “Sitios de Interés Cultural de la Ciudad de Buenos Aires (1994-2003)”, Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, 2004, p.156

[11] Historias de mi Comuna: Mercado del Progreso, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina, http://www.buenosaires.gob.ar/noticias/historias-de-mi-comuna-mercado-del-progreso

[12] Maronese, Leticia, Op. cit., p.156

[13] Piñeiro, Alberto Gabriel, “Las calles de Buenos Aires, sus nombres desde su fundación hasta nuestros días”, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, 2003, p.314

[14] http://caballitotequiero.com.ar/portal/2014/01/28/las-calles-de-caballito/

[15] Maronese, Leticia, Op. cit., p.156

[16] “La verdadera historia del Pasaje Coronda”, Revista Horizonte Año 17, Número 188, Octubre 2011, sin firma, p.10

[17] “Acupuntura Urbana”, Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, http://www.buenosaires.gob.ar/desarrollo-urbano/humanizando-la-ciudad

[18] http://mercadodelprogreso.com/index.php?lan=1&sec=1

[19] Esta repetición de una afirmación errónea o confusa es común en publicaciones digitales que se dedican a copiar y pegar, mostrando como propio el trabajo ajeno. Otro ejemplo es la afirmación reiterada de que el Mercado del Progreso fue construido “frente a las casas de Ocantos”, sin tomarse el trabajo de investigar a qué hace referencia dicha localización.

[20] Arlt, Roberto, “El juguete rabioso”, Espasa Calpe, Buenos Aires, Argentina, edición de Ricardo Pilgia, 1993, p.173; la obra original es de 1926.

[21] Todas las citas corresponden a Restrepo, Laura, “Demasiados héroes”, Alfaguara, 2009

[22] Kolesnikov, Patricia, Diario Clarín, Buenos Aires, Argentina, sábado, 06/08/2005, citada en “La escritora colombiana Laura Restrepo, reivindica militancia trotskista en Argentina”, https://www.aporrea.org/actualidad/n64192.html

[23] Separata “Obras”, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, p.44, sin firma, se puede consultar en http://www.buenosaires.gob.ar/areas/planeamiento_obras/pdf/humanizacion_intro.pdf

FOTOGRAFÍAS Y VIDEOS:

Todas las fotografías y el video fueron tomados por el autor y a él le pertenecen todos los derechos.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

 

BONUS: DETALLES DE LAS REFORMAS DE 2008 / 2009 A LOS PASAJES CORONDA Y BURGOS

Transcribimos de la documentación que pudimos obtener:

“Ahora, el objetivo primordial de la intervención fue cualificar el espacio público de la ciudad, recuperando el comercio minorista y las actividades vinculadas, rehabilitando funciones de las calles comerciales, imprimiendo una nueva dinámica a la economía urbana al consolidarlas identidades barriales a través de sus sitios de interés. Se apuntó a recuperar las veredas como lugares de tránsito peatonal y encuentro con una renovada calidad espacial.

La intervención contempla unificar, en los pasajes, el nivel de calzada con el de vereda. La unificación de las aceras se encuentra fundada en el objetivo de construir la revalorización del espacio urbano de un sector ‘residencial’ que integra en su tejido un hito del barrio, como lo es el Mercado del Progreso.

Además se percibe en el entorno la carencia de equipamiento adecuado, la iluminación es insuficiente, se debe completar el arbolado urbano, faltan cestos papeleros, los solados se encuentran en mal estado y/o deslucidos; situaciones estas a las cuales la intervención mencionada dio respuestas. La unificación y nivelación de las veredas permitió generar un espacio público que potencia la flexibilidad de usos.

Los solados de las veredas son de loseta granítica de 40 x 40 -64 panes-. El sector de calzada en los pasajes se materializó con solado intertrabado 20 x 10 x 8, entre solias de hormigón, en las cuales se colocaron bolardos para dar seguridad y demarcar el área de vereda; se reforzó la iluminación peatonal con farolas ornamentales, se colocaron rejillas de evacuación de agua donde era necesario y rampas vehiculares de hormigón.

La arborización existente estaba compuesta por fresnos y algunos ficus. Estos últimos fueron retirados y se procedió a la plantación de arbolado urbano: fumo bravo en Del Barco Centenera y en Av. Rivadavia, y tulipaneros en Av. Juan B. Alberdi, completaron la forestación”. [23]

Publicado en Curiosities, Travels, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿HACIA ARRIBA O HACIA ABAJO? (por Pablo R. Bedrossian)

DSC04574Hace muchos años escuché esta historia y quizás Ud. también. No por eso ha perdido su vigencia. Lo invito a recordarla y a inspirarse en ella para volver a remontar vuelo y seguir adelante.

Un experimentado piloto sobrevolaba el océano cuando percibió un ruido extraño dentro de su avioneta. No tardó en advertir que una rata enorme intentaba treparse a su pierna derecha. Dicen que fue el momento más patético de su carrera. Estaba desconcertado, porque sabía que las mordeduras de aquel infame roedor le impedirían conducir la pequeña nave hasta su destino.

Instintivamente decidió buscar algún lugar donde aterrizar de emergencia, pero recordó que no había islas en esa zona del Pacífico. Entonces, usó su imaginación. En lugar de preocuparse por hallar una pista, se preguntó cómo anular la amenaza. De inmediato se le ocurrió una idea original: Elevó su nave a una altura a la cual nunca se había atrevido a ascender. La rata no soportó la presión y murió en el acto.

Cuantas veces las “ratas” de la vida nos acosan. Los denominamos problemas y adversidades. Frente a ellos, la primera tentación es bajar. Resignarnos ante la fatalidad y admitir que nos supera es elegir el descenso. Pero no siempre hay pistas en el océano de la vida. Sin embargo, el relato nos trae una buena noticia: Siempre hay opciones cuando uno se atreve a subir. Alguien ha dicho que no elegimos las circunstancias pero sí elegimos cómo reaccionamos frente a ellas. En lugar de decirnos a nosotros mismos “no puedo hacerlo” debemos preguntarnos “¿cómo puedo hacerlo?”.

Necesitamos triunfar a pesar de todas las dificultades. Jamás lo haremos dándonos por vencidos. El modo es el mismo de aquel piloto: Elevarnos. Para ello debemos ser capaces de aprender y aplicar lo aprendido, de planificar y ejecutar con excelencia lo planificado, y, por sobre todo, usar los talentos que Dios nos ha dado, recordando que sólo la imaginación es más poderosa que el conocimiento.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

NOTA:

Buscando el origen de esta historia la he encontrado contada por Dante Gebel en una editorial de 2009 de la revista Edición G, de la cual fui colaborador. Se puede leer en http://www.devocionaldiario.com/jovenes/dante-gebel-la-historia-del-piloto. Sin embargo, fue publicada mucho antes, por ejemplo en el libro “500 Ilustraciones” de Alfredo Lerín, publicada por la CBP, cuya primera edición es de 1965. Supongo que habrá un texto original en inglés que desconozco. La presente publicación no tiene fines de lucro.

FOTOGRAFÍA:

La fotografía fue tomada por el autor y a él le pertenecen todos los derechos.

 

 

Publicado en Meditation, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios